Publicado: 27.05.2015 12:20 |Actualizado: 27.05.2015 12:27

La FIFA se hace la víctima y no aparta a
sus dirigentes detenidos

La federación internacional se muestra sorprendida por la operación en Zúrich, mantiene los Mundiales de Rusia 2018 y de Qatar 2020 y el Congreso del viernes donde elegirá al presidente. Rechaza la implicación de Joseph Blatter.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El director de comunicaciones de la FIFA, Walter De Gregorio, durante su rueda de prensa. /REUTERS

El director de comunicaciones de la FIFA, Walter De Gregorio, durante su rueda de prensa. /REUTERS

Convulsión en Zúrich por el arresto este miércoles de seis dirigentes de la FIFA, acusados por la justicia de EEUU de recibir sobornos por millones de dólares desde los años noventa. La operación, desarrollada en el lujoso hotel donde se encuentran alojados los miembros del máximo organismo del fútbol internacional, ha cogido con el paso cambiado a Joseph Blatter.  

Pese a todo, la institución no piensa asumir ninguna culpa y mantiene intactos todos sus planes. Tal y como ha desvelado en una rueda de prensa el director de comunicaciones Walter de Gregorio, la FIFA prosigue con los preparativos para celebrar este viernes el congreso en el que se tiene que elegir al presidente de la organización para los próximos cuatro años. Blatter aspira a su quinto mandato y vuelve a partir como favorito. Tan solo tendrá enfrente al príncipe Alí Bin Al Hussein, que ha expresado que "hoy es un día triste para el fútbol".



De Gregorio también ha confirmado que la FIFA no se ha planteado en ningún momento suspender los Mundiales de Rusia 2018 y de Qatar 2022. Y es que en un principio las informaciones apuntaban a que la operación tenía relación con delitos cometidos en relación a la adjudicación de dichas sedes. 

La FIFA asegura que es una víctima, que es la "parte perjudicada" por las investigaciones judiciales y que no tenía conocimiento previo de la operación que se iba a desarrollar. "Es un momento difícil para nosotros. Pero esto es bueno para la FIFA. Esto confirma que vamos por el buen camino. Me duele. No es fácil. Pero es el camino correcto a seguir. No es bueno en términos de imagen y reputación, pero sí en términos de limpieza", ha dicho De Gregorio.

También ha descartado la implicación del presidente, Joseph Blatter, y del secretario general, Jerome Valcke. "El presidente no está implicado, ¿cómo puede usted decir que tiene que dimitir? Es el presidente, si sale reelegido lo será por los próximos cuatro años", zanjó el portavoz. "No está bailando en su oficina, está muy tranquilo, ve lo que sucede y coopera plenamente. No es feliz pero saber que esto es la consecuencia de lo que iniciamos. Sorprende que haya pasado hoy, pero no que pase", añadió sobre el suizo, que está "concentrado" en el Congreso del organismo, pero "relajado porque no está implicado". 

De Gregorio también ha rechazado que la FIFA vaya a tomar ninguna decisión contra los seis detenidos, ya que todavía están detenidos y todavía no han sido imputados. Y, pese a asegurar que están cooperando en la investigación, ha remarcado que la FIFA puede hacer 'limpiezas' "hasta un cierto punto", pero que necesitan "el apoyo de las autoridades".