Público
Público

La final de un sueño

España, ante el reto de ganar el primer Mundial de su vida. Suráfrica decide el octavo campeón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sueño frustrado de unas cuantas generaciones, de cien años de fútbol español, puede cumplirse hoy. La Roja tiene ante sí el desafío de su vida, ganar de una vez el Mundial. La selección sabe lo que se juega, un lugar en la historia del que será imposible moverse y la felicidad infinita de una afición acostumbrada a perder y ver de lejos al campeón. La ilusión ya no cabe en la calle.

La verdad es que, pese a su optimismo crónico, La Roja no había estado cerca de ser campeona. Es su primera final como ya fue la de Alemania su primera semifinal. Pase lo que pase, esta selección ya es la mejor de todos los tiempos. Pero la segunda plaza a estas horas no es ni un consuelo. España quiere ganar y se ve capaz de conseguirlo. Por fútbol y estilo, una forma de jugar que despierta admiración en las tribunas e intimidación sobre el césped, y por convicción, por esa nueva seguridad en la victoria y una personalidad ante los contratiempos que nunca antes existió. Vencidas las dudas de la primera fase, poco afectada por la mínima holgura de sus resultados, España se siente otra vez la mejor selección del planeta. Como durante los dos últimos años. Y sus rivales también la reconocen así.

También Holanda, aunque igualmente exhibe motivos convincentes para reclamar la corona. La historia le debe el título, eso es evidente. Pero la deuda es con su mejor generación, la que revolucionó el fútbol de los setenta, la que perdió dos finales ante Alemania, en el 74, y Argentina, en el 78. Incluso tuvo un equipo posterior más saludable que el actual, el de Van Basten y Gullit, que se vio premiado con la Eurocopa 88. La oranje de hoy tiene mucho menos atractivo que sus antepasadas, aunque también le gusta el ataque y el protagonismo.

Sus números son estruendosos. Lleva 25 partidos consecutivos sin perder. Estadísticamente defiende su candidatura con argumentos. Pero España también luce una secuencia abrumadora. Y sin necesidad de remontarse a la era Luis. Con Del Bosque al mando, La Roja ha ganado 30 de sus 32 partidos de seleccionador. Los otros dos, ante Estados Unidos y Suiza, los perdió. Ya lo decía Florentino Pérez, Del Bosque no ha empatado con nadie.

No hay bajas forzosas. El seleccionador español se guardará la alineación como siempre hasta pocos minutos antes del partido. Lo normal es que repita el once de las semifinales, pero durante el Mundial ha jugado a menudo con la bala de la sorpresa. Así que Torres no pierde la esperanza de volver al equipo. Holanda recupera a los sancionados De Jong y Van der Wiel y volverá a su once predilecto.

Johannesburgo conocerá esta noche al octavo campeón del mundo. Brasil, Italia, Alemania, Argentina, Uruguay, Inglaterra y Francia tendrán un nuevo igual entre los de su especie. Holanda o España. Ninguno de los dos está dispuesto a esperar más.