Publicado: 23.11.2016 13:03 |Actualizado: 23.11.2016 14:24

La Fiscalía pide 2 años de cárcel para Neymar y 5 para Rosell por corrupción en su fichaje por el Barça

El delantero afronta una petición de multa de 10 millones de euros por las irregularidades en su contratación por parte del FC Barcelona. El ministerio público no acusa al actual presidente del club, Josep Maria Bartomeu

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Neymar, tras declarar hoy en la Audiencia Nacional. REUTERS/Sergio Pérez

Neymar, tras declarar en la Audiencia Nacional hace unos meses. /REUTERS

MADRID.- La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha presentado su escrito de acusación en el caso abierto por los delitos de corrupción y estafa con motivo de la contratación del futbolista Neymar da Silva Santos en los que se esquivaron los derechos federativos que tenía sobre él la empresa DIS y las irregularidades inflaron el coste de su fichaje a los 83 millones de euros.

El ministerio público acusa a Neymar y a su padre de corrupción en los negocios, mientras añade el delito de estafa para el FC Barcelona, al Santos Futbol Club y a dos de los directivos que tomaron estas decisión: el expresidente del Barça Sandro Rosell, y el entonces presidente del club de origen del jugador, Odilio Rodriguez.

La Fiscalía solicita para delanterio brasileño una pena de dos años de prisión y multa de 10 millones de euros. También solicita otros dos años de cárcel para el padre del jugador, Neymar da Silva, y un año de cárcel para su madre, Nadine Gonçalves. A su vez, eleva la pena más alta –de cinco años de cárcel- para el expresidente del Barça Sandro Rosell, pero no realiza acusación alguna contra el actual presidente, Josep María Bartomeu.



Asimismo, el ministerio público exige que el Barça pague una multa de 8,4 millones de euros. Y requiere una indemnización en concepto de responsabilidad civil de 3,2 millones de euros que deberán pagar de forma solidaria el FC Barcelona, Rosell, el entonces presidente del Santos (el club brasileño de origen del jugador), así como el propio club brasileño que además deberá pagar una multa de 7 millones de prosperar esta acusación.

La causa se juzga en la Audiencia Nacional tras la presentación de una querella por parte de la empresa DIS-Esportes e Organizaçao de Eventos- que poseía los derechos federativos del jugador en un 40%. Según la Fiscalía, esta empresa dejó de cobrar 3,2 millones de euros a causa de estos contratos simulados.

La Fiscalía entiende que las negociaciones para el fichaje del jugador, iniciadas en el año 2011, alteraron el libre mercado y perjudicaron a DIS porque se vio privado de obtener una ganancia mayor al impedir que este contrato de Neymar entrara en el mercado conforme a las reglas de libre competencia.

Al comienzo de las negociaciones, el Barça se comprometió a abonar a Neymar 40 millones de euros para que jugara en el equipo a partir de 2014. El acuerdo incluía un anticipo de 10 millones y la garantía de un sueldo mínimo en 5 años de 36,1 millones de euros. En el año 2013, se adelantó el compromiso un año y se abonaron al jugador los restantes 30 millones. Pero, por otro lado, el Barça ofreció a Neymar un sueldo mayor de 45,9 millones ante el temor de que no fichara por el club.

Fue Rosell, según el fiscal José Perals, quien negoció la contratación de Neymar y decidió abonar cantidades superiores a las pactadas. El entonces presidente del club se concertó con el Santos para pagar directamente y no abonar a DIS lo que le correspondía.
El Barça mantuvo la apariencia de que el fichaje había costado 40 millones de euros, "debido a un plan estratégico de control de gastos para reducir la deuda" y a que la Junta Directiva ya había fijado un tope para fichajes.

A criterio del fiscal, José Perals, DIS dejó de percibir 10 millones de euros, por lo que exige una indemnización para esta compañía de 3,2 millones.