Público
Público

La Fórmula Uno aplaza su desembarco en Nueva Jersey

Bernie Ecclestone asegura que el incumplimiento en los plazos obliga a retrasar a 2014 la disputa del gran premio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Habrá que esperar un año más para poder observar a los monoplazas compitiendo con el skyline de Manhattan de fondo. El patrón de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, ha anunciado este viernes que el estreno del Gran Premio de Nueva Jersey, previsto para integrar el próximo Mundial, se tiene que aplazar hasta 2014 por falta de tiempo para tener listo el circuito.

'Están trabajando fuera de tiempo, no han tenido la suficiente previsión. Hay demasiadas cosas por hacer, le dimos un toque de atención a los organizadores pero han llegado demasiado tarde', explicó el británico a la agencia Reuters.

El empresario inglés afirmó que, debido al retraso de la organización, no puede presentar el proyecto a tiempo. 'No llegan a tiempo, no han conseguido tener todo listo en los plazos señalados', apuntó al respecto.

El nuevo Gran Premio estadounidense, que estaba previsto que se disputara el próximo junio, tendrá ahora más tiempo para prepararse para debutar en 2014, junto al nuevo circuito ruso de Sochi, ubicado en el Mar Negro, construido para albergar los Juegos Olímpicos de invierno.

Ayer mismo, se anunció que Tailandia también iba a contar con una carrera en 2014, que se disputaría en su capital, Bangkok. 'Lo más probable es que firmemos el contrato a finales de este año y que el contrato sea de un año con opción a prórroga', indicó al respecto el gobernador de la Autoridad Deportiva de Tailandia, Kanokphand Chulakasem.

Este aplazamiento también ha sido una noticia negativa para la cadena de televisión NBC, que aprovechando que se correría un nueva prueba en el Estados Unidos se había hecho con los derechos en exclusiva para retransmitir la Fórmula 1 en el país norteamericano los próximos cuatro años.

Estados Unidos no acoge un Gran Premio de Fórmula Uno desde 2007, año en el que se disputó por última vez la prueba en el circuito de Indianápolis. Sin embargo, los equipos estaban de acuerdo en volver lo antes posible a un país cuyo mercado es clave para los patrocinadores y los fabricantes de automóviles.