Publicado: 16.01.2014 18:25 |Actualizado: 16.01.2014 18:25

La Fórmula 1 corta las alas a Ecclestone

La empresa de capital riesgo CVC Capital Partners, propietaria de los derechos de explotación del gran circo, aparta al británico de la dirección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Asediado por las acusaciones y demandas, el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ostenta desde este jueves menos poder y control sobre un negocio que lo ha hecho millonario.

La empresa de capital riesgo CVC Capital Partners, propietaria de los derechos de explotación de la Fórmula 1, ha anunciado hoy que aparta al todopoderoso inglés de la toma de las decisiones más importantes del gran circo. Si bien el anuncio no deja del todo claro hasta qué punto alcanzarán a partir de ahora las competencias del británico, ya que expone que, pese a que deja de ser el director del negocio, continuará al frente del día a día del mismo. Por tanto, podría ser simplemente una maniobra publicitaria.

La decisión de CVC llega después de que la Audencia Provincial de Múnich haya admitido a trámite este jueves la acusación de soborno contra Ecclestone por el presunto pago de 44 millones de dólares a un antiguo directivo del banco público bávaro BayernLB. Por ello, el británico tendrá que comparecer en un juicio, que según ha comunicado el propio tribunal bávaro, "debería comenzar a finales de abril".

La Fiscalía considera que Ecclestone sobornó al banquero alemán Gerhard Gribkowsky durante el proceso de venta de la participación que tenía el BayernLB en el negocio de la Fórmula 1. El banquero recibió en 2006 el encargo del instituto público BayernLB, a cuyo consejo de administración pertenecía, de vender su participación en la Fórmula 1, operación en la que trabajó estrechamente con Ecclestonne.

Ecclestone recibió del banco una comisión de 66 millones de euros de los que retornó al banquero 44 millones para que el banco vendiera su participación a la empresa CVC. En el caso será decisivo que se pueda probar que Ecclestone sabía que Gribkowsky era empleado de un banco público y que, como tal, no podía recibir comisiones.

Gribkowski fue condenado a ocho años de cárcel y en la sentencia el juez Peter Noll dijo que Ecclestone había conducido al banquero al delito. Ecclestone ha rechazado repetidas veces las acusaciones, asegura no haber hecho nada ilegal y que luchará por limpiar su nombre.