Publicado: 17.09.2015 15:57 |Actualizado: 17.09.2015 15:57

Francia-España: mucho más que
una semifinal de Eurobasket

Nuevo capítulo en la enorme rivalidad generada entre los vecinos. Un duelo de quilates por acceder a la final y asegurarse plaza olímpica. Francia se presenta con su mejor generación y en casa. Los españoles, sin presión y con ganas de revancha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los jugadores de España hacen piña para celebrar su victoria ante Grecia en los cuartos de final. /REUTERS

Los jugadores de España hacen piña para celebrar su victoria ante Grecia en los cuartos de final. /REUTERS

LILLE (FRANCIA).- La selecciones de España y Francia son 'enemigos íntimos' que volverán a enfrentarse este jueves (21.00 horas) en una de las semifinales del Eurobasket 2015, con el premio añadido de obtener una plaza para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Vecinos, rivales y aspirantes a todo, los equipos de España y Francia han mantenido en los últimos años grandes duelos en las pistas y aunque en el balance general el equipo español decanta la balanza con 5-3 en victorias y 2-1 en medallas de oro en Europeos y 1 medalla de plata olímpica por ninguna de los franceses, ahora está en 'deuda' con los galos a los que quiere devolver la moneda de la discordia.



La derrota en casa, en el Mundial de 2014 en Madrid y en cuartos de final por 65-52 sigue estando en el recuerdo. Hace un año los dos equipos se enfrentaron en cuartos de final con los caminos igual que ahora pero cambiados. Es decir, Francia llegó con dos derrotas, una de ellas ante España en la primera ronda por 88-64, y España invicta. Francia dio la sorpresa. Los galos también se habían impuesto el año anterior en las semifinales del Eurobasket.

Ahora los galos juegan en casa, llevan una marcha impoluta sin haber perdido un sólo partido y España llega con dos derrotas en la primera fase (contra Serbia e Italia). La ocasión parece hecha ni que a propósito, pero una cosa son las circunstancias en las que se llega y otra el partido que deberán jugar con cuarenta minutos de por medio.

Francia: generación de oro y ante su público

Francia tiene la mejor selección de los últimos años con seis jugadores NBA en sus filas: Nicolas Batum, Charlotte; Joffrey Lauvergne, Denver; Tony Parker, San Antonio; Evan Fournier, Orlando; Boris Diaw, San Antonio; y Rudy Gobert, Utah, además de Nando de Colo y Mickael Gelabale que lo estuvieron en su momento.

Los pronósticos dan claramente vencedor al equipo francés, pero en este tipo de partidos no conviene fiarse sólo de lo lógico. El equipo español ya superó a Grecia, con todo en contra, y viene de menos a más en su trayectoria; mientras que la selección local, con siete victorias en su haber, todavía no ha tenido un rival de entidad al que medirse y ante el que superar momentos difíciles.

En este sentido el equipo de Vicent Collet es una incógnita y la presión de los más de veinticinco mil espectadores que llenarán la mitad del estadio de fútbol Pierre Mauroy, habilitado para jugar al baloncesto, en el que se espera que haya un nuevo récord europeo de asistencia a un partido, la pueden notar los jugadores.

España: con Pau Gasol y sin nada que temer

Sin embargo, el equipo de Sergio Scariolo llega con la motivación por las nubes al choque. Al excelso campeonato que, una vez, está cuajando Pau Gasol se unieron contra Grecia las labores de hombres como Mirotic o Víctor Claver. Y en su conjunto, la selección dio muestras de haber dado con la tecla competitiva de la que se había dudado en los inicios de torneo. 

Para ambos equipos el objetivo es el mismo, ganar la medalla de oro y tener plaza en los JJOO de Río y los dos vuelven a encontrarse en la antesala. El equipo español ya ha dado muestras de su gallardía en el campeonato. A Francia se le presupone.