Público
Público

Frenazo al fichaje de Kobe

Italia, dividida por la llegada de Bryant

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La NBA sigue detenida por el cierra patronal y sin visos de arreglo. Los jugadores se debaten entre parar una temporada o buscar nuevos horizontes en Europa a tiempo parcial. El Canadian Virtus de Bolonia le ha ofrecido a Kobe Bryant 2,4 millones de euros por jugar diez partidos en 45 días (del 9 de octubre al 16 de noviembre). No tienen dinero para más y la estrella de los Lakers ha aceptado.

Sin embargo, el Bolonia ha pedido a la Legabasket que modifique el calendario con la intención de enfrentarse a los diez mejores clubes del campeonato durante el tiempo que Kobe juegue en el país transalpino. El resto de equipos no acepta esta imposición y esa negativa puede truncar el sueño.

Bryant siempre fue una rareza en la NBA. No sólo porque su indiscutible talento esté por encima de casi todos los jugadores de la mejor liga del mundo, también porque su manera de llegar a la élite fue, cuanto menos, original. A diferencia de otras estrellas del baloncesto americano, en su biografía no existe una infancia conflictiva. Ni siquiera una infancia estadounidense. Su padre, como él, era jugador de baloncesto. Mucho menos dotado, Joe no encontró sitio en la NBA y tuvo que buscarse las lentejas en Italia. Allí vivió Kobe desde los 6 hasta los 13 años y allí planea ahora volver.

Los italianos están exultantes tras saber que un mito universal está dispuesto a vestir su camiseta. 'Ha sido una gran noche. Hemos llegado a un acuerdo en lo económico y sólo falta concretar una serie de detalles, pero ahora mismo soy muy optimista y creo que al 95% de posibilidades se realizará la operación', aventuró ayer Claudio Sabatini, presidente del equipo boloñés.

'Es una inversión económica muy importante y una oportunidad única para la ciudad de Bolonia y para el baloncesto italiano. Espero que todos colaboren', añadió Sabatini, sabedor de que la operación significará también un empujón publicitario de máxima magnitud.

En la misma comparecencia, el dirigente transalpino señaló que no tiene dinero para costear la operación, pero espera que uno o varios patrocinadores cubran la ficha que percibirá Bryant durante su corta estancia en Italia. Kobe, con la maleta hecha, espera.