Público
Público

Fuenlabrada: defensa de la parcela obrera

Se mide al Madrid, tras el duelo andaluz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En tiempos de recortes, vacas flacas y primacía del poder empresarial, el Fuenlabrada se presenta en el Palau Sant Jordi orgulloso de representar la parcela obrera del baloncesto español. Con el pico y la pala, un presupuesto muy ajustado y nuevos peones que han suplido a las mil maravillas la fuga de Gustavo Ayón, los muchachos de Porfi Fisac se ganaron el derecho a discutirle, esta noche (21.30 h, Teledeporte), la representatividad madrileña a su todopoderoso vecino, el Real Madrid. Once años después de su última participación, el Fuenlabrada regresa a la gran fiesta de la canasta decidido a demostrar que la 'ilusión' que le acompaña en la liga le puede hacer volar en el torneo de KO.

Frente a estadísticas y números todos los precedentes de enfrentamientos de cuartos, en Copa y en el playoff de liga le son desfavorables, el Fuenlabrada sostiene el discurso de la fe y del trabajo. Por más que su rival sea de aúpa. Segundo clasificado en la ACB, campeón de invierno y abanderado del juego veloz y ofensivo, el Madrid comparece en esta Copa con el propósito de despejar dudas. La delicada situación de los de Pablo Laso en la Euroliga desconcierta a un equipo reñido con este torneo desde hace demasiados años. Dos finales consecutivas perdidas las últimasante el Barça completan 19 años de sequía en una competición muy socorrida a la hora de hacer balances de curso.

Sin llegar al extremo del Madrid, también Unicaja tiene cuentas pendientes con la Copa. Sin invitación para las fiestas en los dos últimos años, los malagueños la retoman esta tarde (19.00 h) ante sus vecinos sevillanos del Banca Cívica, en un duelo inédito en el torneo. Y no parece que lo hagan en su mejor condición. Como en el caso del Madrid, Europa ha generado dudas sobre la capacidad de recomposición de los pupilos de Chus Mateo, desahuciados ya en su aventura continental tras varias actuaciones discretas.

Joan Plaza y sus muchachos pretenden ahondar en esa herida. No importa que su último enfrentamiento concluyera con triunfo malagueño. Los sevillanos acumulan ya una larga experiencia en la Copa. Y confían en rentabilizarla, al fin, en esta edición.