Público
Público

Fuentes, en su refugio

"Ahora mismo sólo quiero estabilizarme en mi trabajo en el ambulatorio, que es lo más importante para mí", manifestó ayer a 'Público'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Minutos antes de la una de la tarde Eufemiano Fuentes, imputado en la operación Galgo contra el dopaje, se incorpora a su quehacer cotidiano en el Centro Médico de Altavista, del barrio Schamann (Las Palmas), donde ejerce de médico de cabecera. 'Ahora mismo sólo quiero estabilizarme en mi trabajo en el ambulatorio, que es lo más importante para mí', manifestó ayer a Público. 'Por el momento, no voy a hacer declaraciones. Agradezco el interés de la prensa dice reiteradamente con ironía, pero no voy a hablar'. Escueto, aparentemente tranquilo y pausado en las formas, Eufemiano trata de comunicar normalidad.

Ayer ya no había periodistas en la entrada ni, por tanto, prisas. Ni cámaras ni agobios. Fuentes, con una rebeca azul y la parte superior de su reglamentaria bata blanca, aparca su todoterreno en la parte trasera del ambulatorio. Se dispone a iniciar su jornada, que arrancará con una reunión y continuará con las consultas del turno de las tres.

'Que te detenga la Guardia Civil no te hace culpable', dice un paciente

Esta vez ni siquiera lleva puestas las gafas de sol tras las que se escondía a principios de semana cuando enfilaba la puerta de acceso a su ambulatorio, un viejo edificio de tres plantas, a 50 metros del Mercado de Altavista, en uno de los barrios más poblados de la Ciudad Alta de Las Palmas.

El panorama en los aledaños del recinto ha cambiado y la rutina marca el paso de las horas en un lugar donde la operación Galgo sigue siendo, eso sí, un asunto tabú. Nadie quiere tocar el tema.

'No podemos hablar de eso, pero la semana ha transcurrido con normalidad', apuntan dos enfermeras en el terraplén trasero, donde los empleados salen a cuentagotas para fumar y charlar. 'Lo conocemos, es un compañero más pero no hablamos de este tema', insisten. Arropado por el hermetismo de su círculo más próximo de pacientes y colegas de ambulatorio, el grancanario hace hincapié en que sólo desea centrarse en su trabajo.

La 'operación Galgo' es tabú para los compañeros de Eufemiano

Su futuro profesional depende de una decisión que se tomará próximamente. Esteban Pérez, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, confesaba en Canarias 7 su intención de pedir explicaciones: 'Fuentes debe explicarse ante la sanidad canaria', dijo. 'Le haremos llegar formalmente la citación para reunirnos con él y tomarle testimonio acerca de los últimos acontecimientos, que han generado bastante inquietud', asegura.

Las contadas referencias a Eufemiano pretenden librarlo de culpa al tiempo que elogian su quehacer cotidiano. Como si vivieran en una burbuja ajena a la realidad, algunos de los pacientes del grancanario cierran filas en torno a su galeno de cabecera. 'Soy paciente suyo y me gustaría que siguiera tratándome. Que te detenga la Guardia Civil no significa que seas culpable', dice uno de sus defensores. 'Ánimo, ánimo, ánimo. Si salió de una, saldrá, de ésta. Para mí, por su atención médica, es uno de los mejores profesionales de este centro de salud. Mucha suerte', firma 'una paciente agradecida' en la edición digital de un diario local.

El médico inicia su jornada a la una de la tarde y pasa consulta a las tres

Julián Pérez Templado, su abogado, es aún más contundente. 'Fuentes está fuera de todo este caso. Cada vez que se habla de dopaje está salpicado por su implicación en la operación Puerto, pero él está ya fuera de todo este contexto', aseveró el letrado el pasado domingo en los juzgados de Plaza de Castilla, donde su defendido fue puesto en libertad con cargos.