Público
Público

Fullana se hunde y se baja de la bicicleta

La española no pudo acabar una prueba de mountain bike que dominó de principio a fin la alemana Sabine Spitz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La española Marga Fullana no completó la prueba de bicicleta de montaña de los Juegos de Pekín y, como sucedió hace cuatro años en Atenas, se retiró antes del final de una carrera que dominó de principio a fin la alemana Sabine Spitz.

La actual subcampeona del mundo se llevó el primer oro olímpico de su carrera por delante de la polaca Maja Wloszczowska y de la rusa Irina Kalentyeva, que le arrebató el bronce a la canadiense Catherine Pendrel en el último suspiro y por tan sólo nueve segundos.

La ciclista mallorquina, que llegó a Pekín como campeona del mundo y como una de las principales favoritas, comprobó que el circuito técnico de los Juegos se adaptaba peor a sus condiciones que el que la llevó a la cima del mundo en Val di Sole hace dos meses. Naufragó en el calor intenso de la capital china y, a sus 36 años, puede haber dicho adiós definitivamente al oro olímpico.

Una ausencia importante en un palmarés en el que destacan tres mundiales y el bronce de Sydney. 'Me hundí mentalmente', aseguró Fullana que no parecía decepcionada porque los Juegos no eran su objetivo principal, sino el Mundial. 'Aquí vine a ver qué salía', afirmó.

Se bajó de la bicicleta sin terminar la tercera vuelta, después de que en la primera perdiera sólo 23 segundos sobre Spitz, quien salió como una bala en busca del oro que la española le había arrebatado en Val di Sole. Fue en la segunda vuelta donde las diferencias crecieron.

El circuito era demasiado técnico, hecho a la medida de la alemana y no lo suficientemente duro como para que Fullana pudiera sacar partido a sus condiciones. El retraso rozaba los dos minutos en el segundo paso por meta y casi de cuatro a la mitad de la tercera. Fullana vio que el podio era imposible y decidió dejarlo. 'Las piernas no iban', afirmó.

Completó una vuelta menos que en Atenas, cuando también se retiró, lo que detiene su contador olímpico en una medalla, el bronce que conquistó en Sydney hace ahora ocho años. La mallorquina afirmó que el podio olímpico no era su prioridad. Había preparado más concienzudamente el Mundial y allí se impuso a Spitz. En ese consuelo ahogó su decepción.

Fullana se quedó al margen de los buenos Juegos que está compleando el ciclismo español, que ha logrado ya cuatro medallas, los oros de Samuel Sánchez en fondo en carretera y de Joan Llaneras en puntuación en pista, la plata de Llaneras y Antonio Tauler en Madison y el bronce de Leire Olaberria en puntuación femenina.

Mientras la mallorquina se duchaba y daba explicaciones sobre su segunda retirada, la alemana planeaba sobre la prueba con suficincia, hasta colgarse su primer oro olímpico, la segunda medalla tras el bronce que conquistó en 2004. Se hizo con un minuto de ventaja sobre Wloszczowska y no lo cedió hasta el final, en el que la diferencia fue de 41 segundos.

Como a la polaca, subcampeona del mundo en 2005, tampoco parecían inquietarle la plata, el duelo se estableció por el bronce. Lo protagonizaron la rusa Kalentyeva y la canadiense Pendrel, que estuvo en la segunda posición casi hasta el final. En la última vuelta la rusa le arrebató el tercer escalón del podio por nueve segundos. La rusa, campeona del mundo en 2007, une este bronce al logrado en el pasado mundial.