Público
Público

"El fútbol español va a estar bien representado durante años"

El jugador de La Rojita ya sabe lo que es ser campeón del Mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En este tipo de concentraciones, 'algunos días se hacen un poco largos', comenta Mata, asturiano pese a lo que indique su partida de nacimiento (Burgos, 1988), campeón del mundo que se sumó a la sub-21 para conseguir el billete a los Juegos.

Una vez asegurado Londres, ¿pierde importancia la final?

'Con Adrián claro que me entiendo; jugábamos juntos hace diez años'

Una final siempre es una cita especial. El principal reto está hecho, pero queda otro que nos permitiría cerrar el torneo de forma perfecta.

Suiza juega un fútbol ofensivo ¿Dará un paso atrás ante España?

No creo. Son un equipo fiel a su estilo, que es parecido al nuestro, con jugadores ofensivos que tocan bien el balón.

'Muniain tiene personalidad; lleva el mando en las celebraciones'

Se ha entendido muy bien en este Europeo con Adrián.

Sí, nos conocemos desde hace diez años y es un amigo. Compartimos habitación y recordamos cuando íbamos en el autobús a la Ciudad Deportiva del Oviedo. ¡No nos podíamos imaginar que nos veríamos en una así! Ahora hacemos como si escanciáramos sidra después de marcar.

¿Ha cambiado el fútbol desde entonces?

'Thiago nos ha dado magia; hay que tener gente de diferentes perfiles'

La esencia es la misma, salir al campo y disfrutar. Pero va ganando en repercusión, en exigencia y en competitividad.

A usted y a Javi Martínez les toca explicar historias del Mundial.

Alguna sí preguntan, pero tampoco somos tan mayores.

El Europeo se acaba. ¿Algún recuerdo especial de la convivencia?

Me ha sorprendido Muniaín, al que no conocía demasiado. Tiene mucha personalidad y en las celebraciones lleva el mando. En general nos conocemos desde hace años y el ambiente es muy bueno.

¿El hecho de que incluso la sub-21 juegue como la absoluta, significa que no es una moda sino un sello propio?

El fútbol lo delimitan los jugadores. Aquí hay mucha gente con calidad para jugar a uno o dos toques, es lógico que se practique ese estilo. Ahora en el fútbol español hay más jugadores así que nunca.

Pese a que eran favoritos, les ha costado llegar hasta aquí, han sufrido.

El equipo fue de menos a más. Contra Inglaterra merecimos algo más que empatar. Después el equipo creció y contra Bielorrusia supimos sufrir.

¿En que se diferencia jugar con la sub-21, la absoluta o en Primera con el Valencia?

En la repercusión. En juego, prácticamente es lo mismo. La sub-21 es un escalón por debajo, pero está muy cerca. Aquí hay jugadores que llevan años en Primera.

Seguramente costará ver otra sub-21 tan buena.

Es una muy buena generación, con muchos partidos en Primera. Eso significa que el fútbol español no sólo está muy bien representado, sino que va a estarlo durante años.

Esa calidad también ha puesto más presión que nunca sobre La Rojita.

Pero esa presión nos la hemos quitado. Es normal que existiera, estamos obligados a ir a los Juegos. Ahora, ganar el Europeo sería muy bonito.

En el Europeo, además de jugar al primer toque, han sabido buscar las bandas.

Por supuesto, tenemos jugadores de banda y es una carta que hay que jugar. Ante Bielorrusia hicimos cambios para abrir el campo que nos ayudaron a ganar. Es importante tener fondo de armario.

¿Le ha sorprendido Thiago?

Ya le conocía, pero nos ha dado un punto de magia.

La complementariedad entre su juego alegre y la contundencia de Javi Martínez es una de las claves del éxito. ¿No cree?

Sí, es importantísimo tener jugadores de diferentes perfiles. Javi aparece para cortar un contraataque rival y se complementa muy bien con jugadores de fantasía como Thiago, Ander o Parejo.

¿Prefiere marcar o asistir?

A todo jugador le gusta marcar, pero por mi posición es más importante asistir.

¿Qué le da más rabia?

Las injusticias. En el fútbol, por ejemplo, hubiera sido injusto que España no estuviera en esta final.

El año que viene tendrá que elegir entre Eurocopa y Juegos.

Ojalá sea así, pero hay mucha competencia en ambas selecciones. Egoístamente, si pudiera elegir, jugaría las dos.