Publicado: 02.03.2014 08:00 |Actualizado: 02.03.2014 08:00

"En el fútbol moderno, la psicología ya es imprescindible"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Son más de las 20.00 horas y Francisco Rodríguez (Almería, 1978) acaba de dejar su despacho en las instalaciones del Almería, en el que ha estado preparando los vídeos con los que instruirá a sus chicos para intentar la machada esta noche (21.00 horas, Canal +) en el Camp Nou. Apasionado por la psicología y autodidacta, considera que ser el entrenador más joven de Primera quizás le pasó factura al principio. Pero hoy visita al Barça fuera de los puestos de descenso. "No sé si fue la inexperiencia o la ambición de querer agradar, pero ahora mismo estamos dentro de los objetivos que tenía marcados el club", afirma.

-¿Qué conclusión ha sacado después de tanto vídeo?

Visto lo visto... nos tenemos que fijar en todo, porque tienen mucha calidad en todas sus líneas. Tenemos que partir de la base de que cualquier jugador es desequilibrante. Hay que tener especial atención a los hombres de arriba, pero todo viene de un inicio de juego que tienen muy bien preparado.

-Todos los que se enfrentan al Barça tienen ese mismo discurso. Pero, ¿cuál es la verdadera clave?

Lo importante es intentar que ellos no estén muy acertados en los primeros minutos. El día de la Real o del Levante el Barça tiene cinco ocasiones en los primeros quince minutos y no las mete; si te los mete puede ser una tarde jodida. Al Valencia, por ejemplo, le pudo hacer seis, pero estuvo bien Diego Alves y los azulgranas no estuvieron acertados con la portería. En el Camp Nou hay que defender muy bien, estar muy juntos para taparles todas las líneas de pase y que no exista juego interior. Y aún con todo ello, tienen que estar desafortunados.

-Ustedes tienen a Esteban.

Sí, estamos muy contentos con él. Todos hemos crecido mucho en estos meses, pero él nos ha aportado mucho por su veteranía y su saber estar en los momentos difíciles. Se han dado partidos en los que hemos puntuado por el buen rendimiento que nos ha dado. 

-Ha estado esta semana en una escuela taurina para dar una charla. ¿De qué ha hablado?

Su profesor, que es un torero de Almería, quería que hablara a los chavales sobre los símiles que puede haber entre los toros y el fútbol. Siempre tienen alrededor las mismas cosas: afición, prensa, estados de ánimo... Es algo orientado a los jóvenes para que sepan manejar la presión, torearla y que puedan llevar mejor este arte.

-¿Es aficionado a los toros?

Me gustan, pero no voy a verlos.

-¿Ser tan joven juega en su contra como técnico?

"Ha habido momentos en que eché de menos más experiencia; era normal que al principio hubiera desconfianza
hacia mí"

(Suspira) Hay momentos. Sobre todo al inicio, cuando era normal que hubiera desconfianza hacia mí. Las situaciones por las que hemos pasado nos han hecho crecer a pasos agigantados y coger un poco de experiencia. Sin embargo, más ambición e ilusión que la que pueda tener yo no creo que la pueda tener nadie, y la experiencia la intentamos suplir con ganas. Pero estamos en un proyecto difícil y más con mi inexperiencia.

-Guardiola, Luis Enrique, Valverde... Parece, sin embargo, que no hay tantas dudas con los técnicos jóvenes como pudiera haber hace años.

Sí, ha cambiado un poco la tendencia, hay una nueva. Hay entrenadores que lo han demostrado y lo están demostrando, y otros que queremos seguir haciéndolo.

-¿Echó de menos en algún momento determinado esa experiencia?

Quizás al inicio de temporada, cuando hubo partidos en los que teníamos la victoria y se nos escapaba en los últimos minutos. No sé si fue la inexperiencia o la ambición de querer agradar, pero ahora mismo estamos dentro de los objetivos que tenía marcados el club.

-¿Se planteó alguna vez que quizás fuese demasiado joven?

No. Son oportunidades que uno no debe dejar pasar si se siente preparado. No era algo que buscaba, porque estaba formándome en el fútbol base, pero se presentó la ocasión.

-¿Qué papel juega la cabeza para dejar tan pronto la carrera de futbolista y ser entrenador?

Es fundamental porque, al final, todo recae sobre una persona, que es el entrenador. Ha habido momentos difíciles, en los que uno tiene que estar bien preparado mentalmente, como en cualquier trabajo. Por otro lado, es necesario seguir formándose en todos los sentidos. Yo, por ejemplo, soy un apasionado de la psicología y cada día intento crecer un poco más en este ámbito. Es un aspecto que cada vez es más importante dentro de un colectivo como el fútbol en el que hay tantas personas diferentes y con tantas ambiciones. Hay que manejar eso muy bien para que después el equipo dé resultados. 

-¿Es clave en el fútbol y el entrenador moderno esa psicología?

Yo creo que sí. También por la tendencia que hay en todo en este momento y porque hay muchos egos dentro del fútbol. Hay que saber llevar el vestuario desde el respeto y hacer saber que lo único que quieres es buscar lo mejor de cada jugador para sumarlo al equipo.

-¿Tienen un psicólogo en el club?

En estos momentos no, porque somos un equipo humilde. Pero vamos a intentar incorporarlo de aquí a poco, ya que hoy en día es fundamental.

-¿Ya no se lleva ese estilo de Luis Aragonés?

"Ahora estoy en un gran circo, en el que se mueven muchísimas cosas, pero a mí lo que me interesa es lo deportivo"

Cada uno tiene su forma de llevar el vestuario. Luis era un genio para dirigir equipos; quizás era muy agresivo pero transmitía lo que quería, y eso es muy importante. Cuando un jugador te está escuchando, lo importante es llegar a ellos, ya que por mucho que sepas de tácticas, si el jugador no capta lo que le estás diciendo, es muy difícil que lo plasme en el campo. La comunicación es clave hoy en día en el fútbol.

-Como jugador, vivió la cara más humilde del fútbol, menos ligada a la del negocio. ¿Alguna vez echa de menos aquellos tiempos?

No, para nada. Cada uno se va habituando a donde está. Es verdad que ahora estoy en un gran circo, en el que se mueven muchísimas cosas, pero a mí lo que me interesa es lo deportivo. Lo importante es que los aficionados se diviertan.

-Si le ficha el Barça o el Madrid estaría en el centro del negocio, del circo. ¿Cómo aplica ahí su mano izquierda, su psicología?

Ahora mismo no me pongo en esa situación porque no me la imagino. Pero sería algo difícil, habría que trabajar de una manera diferente porque todo lo que hemos hablado estaría multiplicado por diez mil. Pero al final también son personas a las que hay que llegar y sacar el máximo rendimiento de ellos. En cuanto a los egos, es algo que puede pasar en cualquier empresa o medio de comunicación. Siempre hay gente que busca otras cosas, pero yo lo que tengo que hacer es tratar de sacar lo mejor de cada uno.   

-Como muchos, dejó de ser jugador para hacerse entrenador. ¿Es complicado no seguir ligado al mundo del fútbol cuando uno acaba su carrera?

Es muy difícil. También es cierto que yo tenía un acuerdo con el Almería por el cual cuando yo dejara de ser jugador tendría un puesto en el fútbol base del club. Fue diferente. Pero también te reconozco que tengo muchos amigos que cuando han acabado de jugar han pasado una mala época porque uno sólo se ha dedicado a esto... y es difícil. Pero, como he dicho antes, para todo hay que estar listo, y es muy importante la preparación psicológica para todos los momentos. Y ése sería uno de ellos. 

Barcelona: Valdés; Alves, Bartra, Mascherano, Alba; Xavi, Busquets, Iniesta; Alexis, Messi y Neymar.

Almería: Esteban; Rafita, Trujillo, Torsiglieri, Dubarbier; Jonathan, Verza, Tébar, Azeez, Aleix Vidal; y Rodri.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (comité madrileño).