Público
Público

"El fútbol no es un videojuego"

David Villa. Segundo máximo goleador (37) de la historia de la selección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Villa ya no deambula por la concentración de la selección con cara de agobiado como hace un año, cuando su futuro era un mar de rumores que le impidieron viajar a la Copa Confederaciones con tranquilidad. Ha fichado por el Barça, convencido por Guardiola mediante llamadas telefónicas en las que le hizo ver que le necesitaba y que encajaría bien en el estilo azulgrana. Se presenta en el Mundial sólo con el gol en la cabeza, tal y como pretendía Del Bosque, que le quiere centrado en el gol. El seleccionador sabe que de su instinto y de su inteligencia en el área depende una parte importante de las posibilidades de ganar el Mundial.

Nació en Tuilla, un pueblo de una zona minera de Asturias, ¿qué ha interiorizado de la dura vida del minero?

Nací y me crié allí y hasta los 21 años no me fui. Todo lo que he aprendido y mi progresión en la vida están marcados por los valores que me transmitieron. Aprendí la humildad, el trabajo diario y que, pese a todo, tienen la alegría metida en el cuerpo. Pero no sólo los mineros, todos los asturianos.

Por sus orígenes, ¿se considera un trabajador?

Esto es un juego, pero vivo de él y también me lo tomo como un trabajo.

Al pozo de la Mosquitera, en el que trabajó su padre, nunca quiso bajar.

Ni a ese ni a ningún pozo, porque sinceramente me dan mucho miedo y respeto. Sé lo que hay ahí abajo y nunca he querido bajar.

El Barça, por el que ha fichado recientemente, y la selección española practican un fútbol similar. ¿Se considera un defensor de ese estilo?

Todos los estilos de juego que llevan a la victoria son buenos, pero está claro que es más fácil llegar a los títulos con un fútbol vistoso y ofensivo. Yo, como delantero, prefiero lógicamente un equipo ofensivo.

Por ese prestigio que ha cogido la selección con ese fútbol tocado, ¿esperan que los rivales se les encierren y les otorguen la iniciativa?

Esperamos de todo, pero tenemos que fijarnos en nosotros mismos. Todos los rivales, con unas armas o con otras, tratarán de dificultar nuestro estilo de juego.

'Es más fácil llegar a los títulos con un fútbol vistoso y ofensivo'

Cuando con el toque no puedan superar a las defensas rivales, ¿cuál será el recurso?

Tenemos variantes para cuando eso suceda, pero no quiero hablar de suposiciones. En los partidos, ya se verá lo que hay que hacer en cada momento.

¿Cómo están manejando la presión de ser los grandes favoritos para ganar el Mundial?

No tenemos ninguna presión. Hay otras selecciones que tienen las mismas opciones de ganarlo. Según pase la competición, se verá que los más débiles se quedan, pero no tenemos presión añadida.

Es el segundo máximo goleador de la selección, con 37. ¿El gol es para usted una obsesión?

Soy delantero y vivo del gol. Mi trayectoria está marcada por el gol y es normal que siempre esté pendiente del remate.

¿Es necesario ese egoísmo del goleador?

Sí, pero tiene que ser bien entendido, porque lo principal es favorecer al equipo. Pero el egoísmo de estar pendiente del gol tiene que perdurar en la cabeza del goleador.

'El egoísmo de estar pendiente del gol debe perdurar en mi cabeza'

Usted no es corpulento, ¿de qué tira para superar a centrales que le saca dos cabezas?

Aplico mis virtudes para contrarrestar las de los rivales, pero lo más importante es la concentración para aprovechar los descuidos.

Hay fases de la temporada en las que se le ve más virguero y en otras, más práctico. ¿Esos cambios responden a sus propias sensaciones?

El fútbol no es un videojuego, cada partido es diferente y hay que actuar acorde a cómo se desarrolla y a lo que tienes enfrente.

¿Por qué Romario le marcó tanto?

Cuando empecé a ver fútbol con uso de razón, era el mejor delantero del momento. Me encantaba su manera de definir, era letal. A veces era elegante y otras no, pero siempre con la mirada puesta en el portero antes de rematar. Cuando te quedas delante del portero, eso es fundamental.

Usted juega más al pie y Torres, más al espacio, ¿son la pareja ideal?

Yo también juego al espacio, pero nos compenetramos bien y a veces yo soy el que juega al espacio y Fernando el que baja a recibir al pie. Está claro que los dos no podemos jugar a la vez al espacio, pero ya le digo que nos entendemos bien.

Brasil puede ser el cruce de octavos, ¿es más peligrosa con ese perfil de equipo compacto o cuando tuvo más estrellas virgueras como Zico, Ronaldinho, Romario?

Brasil siempre es peligrosa y yo creo que sí tiene estrellas.

¿Tenía metida en la cabeza la final de la Copa Confederaciones para haber medido fuerzas con ellos antes del Mundial?

Sí, nos quedamos con las ganas.