Publicado: 21.07.2015 23:06 |Actualizado: 21.07.2015 23:06

Los futbolistas podrán llevar pulsómetros durante los partidos de Liga a partir de esta temporada

No deberán suponer nunca un peligro para los jugadores y para los árbitros y durante el partido “no se permitirán en el área técnica la recepción ni el uso de la información o los datos que transmitan”

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Bale, durante el primer partido de pretemporada del Madrid en Australia. EFE/EPA/JULIAN SMITH

Bale, durante el primer partido de pretemporada del Madrid en Australia. EFE/EPA/JULIAN SMITH

MADRID.- El spray de las barreras, los descansos de un minuto por cada tiempo para permitir que los jugadores se hidraten en partidos que se disputan en condiciones climatológicas extremas, la tecnología del gol, etc... Poco a poco, la FIFA como organismo o bien a través de la International Football Associaton Board (IFAB) van incluyendo pequeñas modificaciones, cambios lentos, en algunos casos demasiado, pero que pretenden mejorar el espectáculo del fútbol.

Pero es realmente llamativa la nueva normativa que acaba de entrar en vigor el pasado 1 de junio y que empezará a aplicarse en nuestro país a partir del próximo mes de agosto. Se trata de la posibilidad de que los jugadores utilicen o lleven pulsómetros o cualquier otro aparato para medir su actividad, esfuerzo o distancia durante los encuentros oficiales que se celebran en España. Ya sea en la Supercopa de España, primer título de la temporada 2015-2016, la Liga española o la propia Copa del Rey.

Esta nueva posibilidad puede representar un avance extraordinario de cara a poder mejorar el rendimiento del futbolista. Elevar aún más la condición de excelencia, dado que el cuerpo médico va a poder analizar minuto a minuto todos los esfuerzos que un jugador hace durante los noventa minutos de un partido oficial y donde el profesional lleva su esfuerzo a límites extremos. Hasta ahora, este tipo de pulsómetros o métodos de medición podían emplearse en los entrenamientos y partidos amistosos, pero nunca en compromisos de carácter oficial. Llegado el caso, incluso hasta en los compromisos de la selección española, tanto en la fase de clasificación y la Eurocopa del próximo verano; como también en la fase correspondiente al Mundial del 2018.



Porque esta gran novedad se encuadra dentro de las normas aprobadas por la International Football Associaton Board (IFAB) en su reunión del pasado mes de febrero en Belfast. Así se lo ha hecho saber a todas las asociaciones dependientes a través de una circular con fecha de mayo del 2015 y donde se recogen todas las enmiendas a las Reglas de Juego para esta próxima temporada.

No se permitirán la recepción y uso de información en los partidos

Esta gran novedad se encuadra dentro de la Regla 4 relativa al Equipamiento de los jugadores. Y no hay lugar a dudas, dado que en la misma se asegura que se aprueba el “uso de sistema de seguimiento de jugadores”, más conocido como pulsómetros. Eso sí, su utilización lleva aparejada dos condiciones. Por un lado, no deben suponer nunca un peligro para los jugadores y para los árbitros. Pero, además, durante el partido “no se permitirán en el área técnica la recepción ni el uso de la información o los datos que transmitan”.

Además, la propia IFAB insiste en subrayar que la decisión definitiva del uso de estos sistemas de seguimiento corresponde a la asociación, liga o competición respectivas. Algo que en el caso de España ya cuenta con el visto bueno por parte del Comité Técnico de Árbitros. De hecho esta novedad, la más significativa dentro de las reglas de juego de esta próxima temporada, será una de las cuestiones a tratar en la concentración arbitral que arranca este 20 de julio en Santander. Desde este lunes están concentrados en tierras cántabras los veinte nuevos colegiados de Primera División, así como los asistentes correspondientes de la categoría. Allí van a estar durante seis días y trabajarán todas las facetas propias del arbitraje: físico, técnico, didáctico o jornadas en grupo, entre otras cosas.

Así ha sido aprovechando esta primera reunión de la temporada cuando se les ha comunicado esta importante novedad; sin duda todo un avance médico en el mundo del fútbol. Teniendo el visto bueno por parte del CTA, supone el apoyo de la propia Federación Española de Fútbol. Y parece claro que esta novedad supone un avance clave en los clubes de la LFP de cara a saber en todo momento el estado físico de los jugadores y cómo poder controlar sus ciclos a lo largo de la temporada en función de sus biorritmos, esfuerzos, condiciones de juego experimentados en un partido de carácter oficial .

La 'Prueba de Campo', una prueba exclusiva de los árbitros españoles

Volviendo a los árbitros, sin duda uno de los momentos claves en toda pretemporada arbitral ha sido cuando este martes han tenido que superar las pruebas físicas. En caso de no hacerlo, el colegiado deberá esperar un mes para volver a intentarlo, quedando durante todo ese tiempo inhabilitado para poder pitar cualquier partido. Pero no ha habido lugar dado que los 20 colegiados y los 40 asistentes las han superado sin problemas.

Tres son actualmente las pruebas físicas que deben superar los árbitros españoles de Primera y Segunda División al igual que sus respectivos asistentes. Primero están seis series de 40 metros con un minuto y medio de descanso. El tiempo máximo de cada una es de 5 segundos y 80 centésimas. Luego está la prueba interválica consistente en 10 vueltas a una pista de atletismo con distintas series de velocidad. Por un lado, de 150 metros que deben hacer en un máximo de 30 segundos; e inmediatamente después tienen un descanso activo de 50 metros pero nunca puede superar los 30 segundos.

Y el colofón llega con la conocida como 'Prueba de campo'. Es algo exclusivo de nuestro fútbol, dado que ninguna otra competición u organismo arbitral dependiente de la UEFA tiene esta prueba. Sólo las dos primeras son obligatorias. Se trata de un cuadrado de 50 metros donde mezclan series de velocidad hacia adelante o hacia atrás, diagonales, y hay que superar mediante zigzag distintos obstáculos. Y todo ello deben hacerlo en un máximo de 53 segundos. Es una prueba muy exigente, hasta el punto de que algún arbitro de élite de la UEFA que ha estado en España probándola ha tenido serios problemas para superarla. Estas mismas pruebas deberán volver a pasarlas en tres convocatorias más a lo largo de la temporada. La primera está prevista para noviembre o diciembre de este año. Las dos restantes serán ya en el 2016. Habitualmente suelen celebrarse en febrero y abril o, como muy tarde, a principios de mayo. Unas pruebas que marcan también las claves a la hora de las designaciones arbitrales que adopta el Comité de Designación arbitral del fútbol español compuesto por Victoriano Sánchez Arminio, Presidente del CTA y los dos excolegiados de Primera División, Antonio Jesús López Nieto y Evaristo Puentes Leira.

Sustituciones ilimitadas en el fútbol amateur

Volviendo a las nuevas normas de la IFAB que acaban de entrar en vigor, resulta especialmente llamativa también otra novedad que permite el empleo de sustituciones ilimitadas durante un partido de fútbol. Se trata de una auténtica revolución que ya pueden poner en práctica todas las asociaciones que lo deseen en las competiciones de fútbol base y amateur. Hasta el punto que la normativa permite incluso al jugador sustituido poder regresar al terreno de juego en otro momento del partido.

Esta nueva norma revolucionaria es el resultado de un experimento llevado a cabo estos últimos años por la Asociación Inglesa (FA) y Escocesa de Fútbol (SFA), en donde se ha podido comprobar que ha resultado todo un éxito tanto para el fútbol aficionado como para el considerado como fútbol recreativo. Es notable el incremento de jugadores inscritos en las competiciones además de servir para que muchos equipos no abandonaran la competición.

Y hay un tercer factor importantísimo que incluso podría abrir la puerta a una futura aplicación en el llamado fútbol profesional. El empleo de estas sustituciones ilimitadas ha permitido a muchos jugadores poder regresar al partido después de haber sufrido una lesión. En el momento que se produjo el contratiempo fueron cambiados por otro compañero, regresando al campo una vez que estaban totalmente recuperados.