Público
Público

Ganan los de abajo

Valladolid, Málaga, Espanyol y Villarreal logran importantes triunfos que alivian su situación en la tabla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mucho frío en la última jornada de liga del año. Frío, y mucho en Valladolid, pero calor en el marcador: el conjunto local logró un agónico triunfo ante el Sporting (2-1) en un partido en el que ambos equipos dispusieron de oportunidades para marcar, aunque el resultado final retribuye la mayor ambición local en la segunda parte.

Los de Mendilibar buscaban un triunfo que se le resistía desde el pasado 25 de octubre. Para desatascar al equipo, el técnico vasco volvió a apostar esta tarde por una formación 4-4-2 aunque sacrificando las bandas, ya que inicialmente colocó en ellas a jugadores con poco recorrido, Borja y Canobbio.

El Sporting salió más cauteloso que audaz pero rentabilizó su primera visita al área local. Fue un rechace tras el lanzamiento de una falta que aprovechó Morán después del disparo inicial de José Ángel (min. 12). Los asturianos se ponían por delante y tenían todo a favor para esgrimir su mejor arma, el contragolpe.

El brasileño Nivaldo Santana, tras un magnífico testarazo en plancha, equilibró la balanza en el minuto 29 haciendo justicia con lo acontecido hasta ese instante. Ninguno había sido mejor hasta ese momento, si acaso el Valladolid se mostraba superior a balón parado.

Tras el empate, el equipo de Mendilibar gobernó el medio campo con la calidad de Pelé y el aporte racial de Borja. Además, un hiperactivo Diego Costa tuvo el 2-1 en un par de ocasiones que se fueron al 'limbo'. Así las cosas, el Valladolid mereció irse al descanso con el botín de un triunfo que se le negó por falta de puntería.

En la segunda parte, la preocupación y la ansiedad se iban 'amplificando' en el Valladolid cuando emergió de la nada el futbolista bosnio Haris Medunjanin para fabricar la jugada del triunfo local y convertir Zorrilla en una fiesta.

El Madrigal no fue excepción: hizo un frío de pingüinos. Y como al Villarreal le costó quitarle la escarcha al marcador, la grada se calentaba como podía. Por ejemplo: jaleando la aparición del riego durante el descanso. Con el césped bien fresco y ahora más húmedo, el equipo amarillo se deshizo del Racing materializando una superioridad que no se hizo efectiva hasta la segunda mitad.

Llorente, que lucha y lucha haga calor o frío, quebró la igualdad con un gol de oportunista. Y Rossi, recuperado para la causa ofensiva, marcó el segundo con su gatillo izquierdo. Marcaron quienes tenían que marcar y ganó quien mejor trató el balón. El Villarreal ya apunta hacia arriba, muestra las hechuras que tuvo con Pellegrini.

El Espanyol se benefició del mal momento que atraviesa el Almería y volvió a ganar un partido de Liga (2-0) después de dos meses sin conseguirlo gracias a la brillante actuación del joven Javi Márquez, autor del primer gol y de cuyas botas nació el segundo, obra de Coro.

El nerviosismo de ambas defensas, especialmente imprecisa estuvo la zaga local, permitió ver un encuentro con muchas alternatvas. Un remate de Javi Márquez, titular tras su notable partido en el Camp Nou, espabiló a la escuadra blanquiazul, que se mostró más incisiva que en anteriores ocasiones.

El Málaga se impuso por 2-1 al Real Mallorca y suma su segunda victoria de la temporada, después de la conseguida a finales de agosto en la primera jornada, también en La Rosaleda y ante el Atlético de Madrid (3-0), lo que alivia algo su situación en la tabla pese a que sigue en puestos de desceno.

El segundo gol malaguista fue obra del delantero ítalo-argentino Fernando Forestieri, que tuvo la estimable ayuda del guardameta israelí Dudu Aouate, pero que valió para romper una racha de trece partidos consecutivos de la Liga sin ganar.

El Mallorca llegó a Málaga como revelación de la temporada, con veintisiete puntos y en quinta posición, lo que preocupaba mucho al equipo andaluz, donde su técnico, Juan Ramón Muñiz, ya era cuestionado por un sector de la afición.