Público
Público

Cómo ganar sin Pau

España debuta ante Francia con la obligación de mantener la inercia de éxitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pudo ser el verano de la desbandada. Excusa no faltaba. El no de Pau, el tipo madurado a golpe de medalla en la selección. La primera, precisamente en Estambul, en un Europeo (2001) que Gasol aprovechó para aprender de los mayores. Ahora algunos de aquellos novatos vuelven a Turquía sin nada que demostrar. En posesión del título que se pone a juego en un Mundial que parece no apetecer a casi nadie. En especial en Estados Unidos. Allí el goteo de excusas fue diluyendo al Dream Team a la misma velocidad que Lituania tiraba su identidad a la borda ante las renuncias. Alemania acude sin Nowitzki; Rusia sin Kirilenko y Francia sin Parker. Motivos para perder el paso por las medallas. El objetivo que no evita España sin Pau ni Calderón. 'Tenemos que ser capaces de ganar sin tener a nuestro mejor jugador', alecciona Scariolo.

El primer campeonato sin Pau. 'El estímulo, sin él, es demostrar que la selección sigue con su buena inercia', apostilla Felipe Reyes. Ante el encargo aparece Estados Unidos, un equipo más físico que talentoso alrededor de Durant. El cruce de caminos lógico ambos como primeros de sus respectivos grupos se efectuará en semifinales. El pícaro, si alguno pierde en primera fase, en la final.

Por detrás, de nuevo las bajas dejan al Mundial en incógnita. Argentina, sin Ginobili ni Nocioni, se aferra a la experiencia. Grecia, sin Papaloukas, expone su eterna guerra de contactos y partidos a pocos puntos. Serbia, sin cerebro (Teodosic) ni músculo (Krstic) durante el inicio del Mundial, sancionados por las FIBA, busca la evolución de su plata europea. Turquía siente la llamada del anfitrión, sin Okur, y Brasil, la de la generación de Splitter.

El reto se esconde tras 16 días con Pau en el entorno cercano. Francia prueba, desde hoy (20:00 h, La Sexta), por qué no ha sido el verano de la desbandada.