Publicado: 28.10.2015 08:07 |Actualizado: 28.10.2015 09:03

Pau Gasol arranca la temporada
en la NBA tumbando al rey

Los Chicago Bulls vencen a los Cleveland Cavaliers en el partido inaugural gracias a un tapón del español a Lebron James. El presidente Obama presenció el encuentro. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Gasol, durante el encuentro. EFE

Gasol, durante el encuentro. EFE

CHICAGO.- Los ala-pivotes españoles Pau Gasol y Nikola Mirotic surgieron como los jugadores decisivos de los Bulls de Chicago en el partido inaugural de la nueva temporada de la NBA que ganaron por 97-95 a los Cavaliers de Cleveland en el duelo revancha de las pasadas semifinales de la Conferencia Este.

Gasol, monumental en su juego defensivo, que fue puesto por el nuevo entrenador de los Bulls, Fred Hoiberg, como número cinco titular, acompañado de Mirotic, en el poste bajo, respondió de manea espectacular en el último minuto y medio de partido cuando puso dos tapones, uno de ellos al alero estrella LeBron James, que impidieron a los Cavaliers lograr el empate y forzar la prórroga.




El mayor de los hermanos Gasol anotó sólo dos puntos (1-7, 0-1, 0-0), pero los seis tapones que puso, incluidos los decisivos, fueron los que cambiaron la historia del partido e hicieron posible el triunfo de los Bulls en el debut de Hoiberg al frente del equipo en el puesto de Tom Thibodeau, despedido al concluir la pasada temporada.

Si Gasol fue el jugador clave en defensa, en los 32 minutos que estuvo en la pista del United Center, de Chicago, donde estuvo de invitado de honor el presidente estadounidense Barack Obama, seguidor de los Bulls, Mirotic se encargó de liderar el ataque balanceado, con un primer cuarto de ensueño.

Mirotic, que jugó 25 minutos, anotó 19 puntos, incluidos 11 en el primer cuarto, y encabezó una lista de cinco jugadores de los Bulls que tuvieron números de dos dígitos.

El jugador internacional español anotó 6 de 11 tiros, incluidos 3 de 4 triples, y estuvo perfecto desde la línea de personal (4-4), también brilló en las acciones bajo los tableros al capturar nueve rebotes -siete fueron defensivos-, dio una asistencia, recuperó un balón y perdió cuatro.

Mirotic fue el jugador que hizo posible cambiar la inercia del partido después que los Cavaliers comenzaron dominando con parcial de 9-15, pero ocho puntos consecutivos del jugador montenegrino, incluidos dos triples consecutivos, le dio la vuelta al marcador y al ritmo del partido.

Junto a Mirotic, el base Derrick Rose, que salió de titular recuperado de la fractura del hueso orbital del ojo izquierdo que sufrió en la pretemporada y que le obligó a pasar por el quirófano, aportó 18 puntos, a pesar que falló 14 de 22 tiros de campo, y dio cinco asistencias.


El escolta Jimmy Butler también fue decisivo en el juego de equipo al conseguir 17 puntos, cinco rebotes, dos asistencias, dos recuperaciones de balón, la segunda clave en los últimos segundos que impidió el potencial tiro a canasta del empate de los Cavaliers, y un tapón.

Mientras que el alero Tony Snell y el escolta reserva E'Twaun Moore aportaron 11 tantos cada uno y ayudaron a los Bulls a tener un 43 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 37 de triples, comparados al 40 y 31, respectivamente, de los Cavaliers, que dominaron las acciones bajo los aros con 50 rebotes por 47 de Chicago.

James volvió a ser el líder del ataque de los Cavaliers al conseguir un doble-doble de 25 puntos, 10 rebotes y cinco asistencias. Mientras que el ala-pívot Kevin Love, recuperado de la lesión del hombro derecho que sufrió en los pasados playoffs ante los Celtics de Boston, logró 18 puntos y ocho rebotes.

El base Mo Williams, que volvió con los Cavaliers y jugó de titular en el puesto de Kyrie Irving, lesionado, hizo también una gran labor al conseguir 19 puntos y repartió siete asistencias.

Las jugadas claves del partido llegaron cuando faltaba 1:38 minuto del tiempo reglamentario y los Bulls estaban arriba con parcial de 94-87 y los Cavaliers a falta de 10 segundos se colocaron 97-95 y posesión de balón.

James hizo una penetración y cuando iba a anotar la canasta del empate a falta de tres segundos surgió la mano de Gasol para poner el tapón que junto al robo posterior de Butler sirvieron para darle un gran triunfo a los Bulls ante el delirio de los 21.957 espectadores, incluido Obama que también lo disfrutó al máximo.