Publicado: 02.04.2014 10:12 |Actualizado: 02.04.2014 10:12

Gasol vuelve a sentir síntomas similares al vértigo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pau Gasol volvió a jugar la pasada noche con los Lakers tras ser baja los últimos cuatro partidos por los problemas de vértigo que sufrió recientemente, y en su regreso admitió que volvió a sentir síntomas parecidos a aquellas molestias. La reaparición del español de poco sirvió para que el conjunto de Los Ángeles hallara la victoria en su encuentro contra los Portland Trail Blazers, ante los que perdieron por 112-124.

Gasol se quedó en 9 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes. Mientras, Nick Young se fue hasta los 40 tantos, la mejor marca anotadora de un reserva de los Lakers desde Cedric Ceballos en 1996. El escolta se quedó a tres puntos de igualar su mejor marca como profesional.

Tras el encuentro, el español admitió que "ha habido momentos esta noche en los que me ha dado un poco de miedo porque era una sensación parecida al día que me pasó". "Pero no ha ido a peor. He jugado y mi sistema de equilibrio se irá ajustando y espero encontrarme mejor", añadió.

"Aún no estoy al cien por cien pero estoy contento de haber podido acabar el partido, a pesar de las molestias. No es dolor de cabeza; es una sensación extraña, no te sientes con la seguridad de siempre. Tus reflejos van algo más tarde de lo habitual. Creo y espero que sea parte del proceso", manifestó.

En el descanso del partido de su equipo contra los Orlando Magic, disputado el 23 de marzo, Gasol comenzó a sentir mareos y náuseas que le obligaron a pasar la noche en observación en un hospital. La resonancia magnética que se le practicó no reveló ningún daño en su cabeza. El pívot barcelonés recibió tres litros de suero intravenoso en el tiempo que pasó en vestuarios tratando de recuperarse.

"No sabemos el origen. Las pruebas descartaron cosas graves pero no dieron con la causa real y los médicos tampoco me pueden asegurar que no volverá a ocurrir. Espero que no sea así y pueda volver a la normalidad", sostuvo.

El catalán reconoció que tal vez pudo ser precipitado regresar hoy a la competición sin haber tenido al menos una sesión de contacto con sus compañeros. "Me gusta jugar. Me tiro al ruedo y a los leones y que pase lo que Dios quiera. ¿Por qué arriesgar? Porque me gusta jugar, disfruto. Me da envidia cuando mis compañeros juegan y yo no. Para mí es una responsabilidad grande formar parte de esta Liga y tener este privilegio", finalizó.