Publicado: 02.09.2015 13:21 |Actualizado: 02.09.2015 20:18

De Gea y Keylor Navas, dos porteros maniatados por el sainete de Real Madrid y Manchester United

El español, tras su paso por la selección, tendrá que regresar al club inglés donde le espera Van Gaal y una afición dividida. Tiene dos opciones: renovar o esperar al verano de 2016 para llegar libre al Real Madrid. Por su parte, el costarricense se siente utilizado por el club blanco pero cuenta con el apoyo de Benítez y el favor del Bernabéu.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Keylor Navas y David De Gea, los principales perjudicados por la operación frustrada. /EFE

Keylor Navas y David De Gea, los principales perjudicados por la operación frustrada. /EFE

MADRID.- El sainete que protagonizaron el Real Madrid y el Manchester United en la noche del lunes tuvo su continuación este martes con un cruce de comunicados en el que se acusaban mutuamente de que los traspasos de David De Gea y de Keylor Navas se vieran frustrados. Dos de los clubes con más experiencia a la hora de acometer fichajes de grandes estrellas esperaron al último día para acometer una operación compleja pese a que habían tenido todo el verano para llevarla a cabo. El resultado, el que todos ya saben. Tocaron las doce de la noche y el fiasco se consumó. 

Algunos ya observan cierta conveniencia del Real Madrid y del Manchester para que la operación no fructificara. Pese a que la imagen de ambos clubes ha quedado sensiblemente dañada, frenar el intercambio de porteros se contempla ahora como un mal menor. Incluso, como la mejo de las opciones. Sin embargo, los principales damnificados de todo este embrollo no son otros que los propios jugadores.  



El que peor queda en toda esta historia es David De Gea. El portero madrileño pasó todo el día de ayer refugiado en casa de su novia en los alrededores de Madrid dándole vueltas a la cabeza. Su extraño verano ha terminado de la peor manera. Cuando se veía en el palco del Santiago Bernabéu siendo presentado como nuevo portero blanco, tendrá que volver a Manchester, donde le espera un Louis Van Gaal que le ha mandado a la grada en los seis partidos oficiales que han disputado los 'red devils' y una afición dividida. Por solo unos minutos, su sueño de verano se convirtió en una pesadilla. 

Ayer salió de su reclusión solo para acudir a la llamada de la selección española. Pasadas las 20:30 horas llegaba a la Ciudad de Las Rozas cabizbajo y pasando de largo ante los periodistas. No era el día propicio para abrir la boca. Con el resto de internacionales tendrá tiempo para olvidarse por unos días de la estrambótica situación que ha vivido. Ayer, Sergio Ramos fue el único que habló sobre su compañero de selección, aunque sus palabras no fueron muy amables: "La vida sigue, tampoco creo que nadie se muera por nada".

Del Bosque también le lanzaba un recado recordándole que en el United debe ser titular si quiere tener opciones de disputar el año que viene la Eurocopa. El seleccionador deseó al portero suerte en su vuelta obligada a Inglaterra pero le advirtió: "Si no juega, tendrá muy difícil venir a la selección". De momento, De Gea tiene asegurado jugar uno de los partidos de esta semana, o contra Eslovaquia o Macedonia.

De Gea, ¿renovar o esperar a ser libre?

Después, será el turno para que medite sus opciones de cara al futuro. Para empezar, necesitará recuperar la confianza de Van Gaal y saber si volverá a contar con él como portero titular. El técnico holandés le mantuvo apartado del equipo a la espera de que se resolviera su situación. Tiempo en el que el argentino Sergio Romero no ha convencido bajo los tres palos.  

Además, también debe plantear qué hará con su situación contractual. De Gea termina su contrato en junio de 2016 y según la normativa FIFA en enero se convertiría en agente libre, lo que le permitiría negociar un contrato de forma unilateral con cualquier club del mundo. Si eso sucede, el Manchester United no recibiría ni un euro por su salida. También podría darse la opción de que fuera traspasado en el mercado de invierno, pero entonces el United elevaría de forma desorbitada su precio y con toda probabilidad se quedaría sin disputar lo que quedara de Champions con su nuevo club. 

El Real Madrid, a día de hoy, se ha comprometido con el portero a mantener intacto todo lo acordado para que el próximo verano vista de blanco. Por su parte, el Manchester United le espera con una oferta de renovación encima de la mesa, en la que le mejora tanto lo que cobra ahora como lo que cobraría si aterrizara en Concha Espina. En definitiva, un papelón el que le espera a partir de ahora a De Gea. 

La utilización de Keylor Navas

Pero no menos sencilla es la posición en la que queda el otro actor involuntario de toda esta operación descalabrada, Keylor Navas. El costarricense se ha visto inmerso en un trueque en el que no tenía previsto intervenir. Navas siempre ha mostrado su deseo de quedarse en el Real Madrid, más si cabe tras la salida de Iker Casillas. Solo el suculento salario que le ofrecía el United, que duplicaba lo que cobra en Madrid, le convenció para entrar a formar parte del trueque con De Gea.

Pero ahora se encuentra en la situación de tenerse que quedar en un club cuya directiva le quiso vender. Él, que ha mostrado una actitud irreprochable desde que llegara al Madrid el verano pasado, se siente utilizado. Ayer tenía que haber viajado para incorporarse a la concentración de Costa Rica de cara a los amistosos que va a disputar contra Brasil y Uruguay. Sin embargo, pidió ser dispensado de incorporarse con los ticos y la Federación de su país entendió que era lo mejor.  "Él ha contado con todo el apoyo de la Federación para tomar la decisión. Ha dicho que prefiere estar en España en estos días para hablar con los dirigentes del Real Madrid y aclarar la situación que se presentó y lo entendemos perfectamente", explicó un responsable federativo costarricense.

En lugar de viajar fue a Valdebebas y se entrenó a las órdenes de Rafa Benítez, como lo hará durante toda la semana. El técnico madridista le ha trasladado apoyo máximo y el club se puso ayer en contacto con él para pedirle disculpas por todo el esperpento y darle las gracias por su compromiso con el club. Este martes ha escuchado ese perdón de boca del mismo Florentino Pérez. En la reunión, también le ha ofrecido la posibilidad de mejorar económicamente su contrato. 

A él solo le queda hacer borrón y cuenta nueva. El reto que tiene por delante es seguir convenciendo a Benítez para ser el portero titular durante la temporada. Hasta ahora, ha hecho méritos para ello. Y, además, cuenta con el favor del público del Santiago Bernabéu, que el sábado pasado le ovacionó tras su gran actuación contra el Betis, con penalti parado incluido.