Público
Público

La generación de Bart Simpson

Nacidos a finales de los ochenta y principios de los noventa, representan la madurez de los nuevos jóvenes futbolistas españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Vive deprisa, muere joven y deja un cadáver obeso'. Lo dice Bart Simpson, y a Muniain (1992) le apodan Bart en el vestuario del Athletic. Su vida va muy rápido. A los 16 años debutó en San Mamés y a los 14, siendo cadete, Caparrós le llevó a la pretemporada del primer equipo en Covaleda, y recuerda que 'al míster le llovieron palos'. De regreso a la realidad, Muniain no derramó una sola lágrima, porque 'si me volvía loco no llegaría a ninguna parte'. La vida le ha dado la razón a su tierna edad. El pasado domingo sacó de lugar a Albelda, que le lleva 15 años, y lo hizo con la naturalidad que Bart le ha preguntado tantas veces a su maestra: 'Si yo hago algo malo y nadie me atrapa, ¿eso es bueno?'.

Los aplausos no se separan de sus oídos. Pero Muniain representa a la nuevas generaciones, a chavales que en 1990, cuando se emitieron los primeros episodios de Los Simpson en Estados Unidos, no habían nacido o acababan de nacer. Han sido años escuchándolos antes o después de comer, convenciéndose de que entre la pantalla y el sofá también aparecía la verdad. Quizá por eso han heredado el atrevimiento de Bart, '¡cómo me gustaría ser adulto para poder violar las normas!', que Canales presentó en el Bernabéu con la camiseta del Racing. Al principio, vio la grandeza de ese estadio y se impresionó, pero una vez que Portugal su entrenador le ofreció 30 minutos para jugar al fútbol, ya no se dejó llevar por el drama. Apasionó a toda la crítica, que desconocía su pierna zurda. 'Canales ha hecho en el Bernabéu lo que hace todos los días en La Albericia', declaró Pernía, su presidente.

Al navarro Muniain sus compañeros lo apodan Bart en el vestuario del Athletic

Los jóvenes de ahora son como los paquetes de leche pasada que tanto detesta Bart, 'dulces por fuera y venenosos por dentro'. Por eso Canales no se dejó llevar por adjetivos tan posesivos. 'Yo sólo necesitaba alguien que me diese confianza -declaró- y Portugal lo ha hecho'. La importancia está en la idea, en la madurez que también proclama Pedro (1987) en su primer año de asalto al Camp Nou. En ningún caso se ha dejado impresionar por la biografía de Henry ni por los rumores que sitúan a Robinho en su puesto. Ha marcado diez goles en sus 18 primeros partidos, en los que ha mostrado una maravillosa independencia, que quizá sea cuestión de formación. De niño aprendió que no hay tiempo que perder. Lo ve en su familia a diario, que ha acusado la crisis; su padre ha pasado de la construcción a una gasolinera de Tenerife y sus hermanos mayores trabajan de electricista y camarero. Todo eso provoca que él clarifique su idea. En los ojos de Pedro, efectivamente, arde la llama: '¿Por qué me voy a impresionar ante el sueño?'. La oportunidad es más importante.

El sueño también ha reforzado a Muniain, que no se siente un niño en una Liga de adultos. La prueba es cómo mira a los ojos a Albelda, cómo engaña a David Navarro o cómo bate a César, que podría ser su padre. Pero si escuchasen a Homer Simpson, el padre de Bart, nada de lo que les pasó les habría sorprendido: 'Cuando miro las caras sonrientes de los niños, sólo sé que están planeando golpearme con algo'.

En realidad, con los buenos siempre ha pasado así. Butragueño marcó dos goles el día que debutó en Carranza, Raúl hizo la vida imposible al portero Cedrún en Zaragoza y hasta Munitis impresionó a Miera el día que se estrenó en aquel Racing de acento ruso con Radchenko, Zigmantovich y Popov. Era a mediados de los noventa, y dicen que Canales se parece a Popov. La realidad es que el horizonte sigue siendo el mismo, el desafío de la declaración. En verano, el muchacho ya proclamó su decepción por el fichaje de Luis García. La diferencia es que Canales sabía lo que podía ser ya mismo. El primer día que fue titular en Cornellá marcó dos goles y procuró el tercero. No ha cumplido 20 años, pero ya alza el brazo en los saques a balón parado y los pide para él. Cuando la vida habla por sí sola, las palabras sobran....

Canales desafió al Bernabéu y Pedro no se ha dejado impresionar por la biografía de Henry

Bart también es un niño inquieto. A veces, dice que 'para un simulacro de fuego no hay que hacer fuego'. Algo que lleva escuchando desde muy niño Ander Herrera (1989), al que apodan el anticiclón en Zaragoza. El año pasado deslumbró en Segunda cobraba 1.300 euros hasta que el club le subió a los 100.000 brutos que cobra todo el que sube a la primera plantilla. Su padre es el secretario técnico, pero eso no ahoga su imaginación. Ante el Mallorca logró su primer gol en Primera, un paso más en una carrera que, si quisiera, podría haber dirigido al Athletic, pero él se crió en Zaragoza; y al igual que el corazón de Bart está en Springfield, el suyo está en Aragón. 'Sé que ahora dicen que soy muy bueno, pero mañana puede pasar lo contrario'. No le importa. 'Mi padre ya me ha contado como es la vida de un futbolista'.

Ander también ha visto cómo Bart convertía su cabeza en un paraguas ante las riñas de sus padres. Sólo hace falta paciencia, la que ahora comprende Diego Costa (1988) que, al fin, se ha contagiado del perfil de las nuevas generaciones en Valladolid. El año pasado celebró, en Segunda, sus tres primeros goles en Albacete con dos expulsiones, pero este año ha corregido ese problema. Su nuevo entrenador, Mendilibar, le ha enseñado a escuchar. 'Me ha hecho más persona', dice. Y es verdad. En Los Simpson también se aprende que la vida se puede corregir sobre la marcha, y por eso los hay que ya sueñan con ver a Costa junto a Agüero. Y tampoco quieren esperar. Al fin y al cabo, él pertenece al Atlético.

El campeonato español se ha llenado de jóvenes con talento y desparpajo, dispuestos a reclamar un sitio entre los mejores y que se están ganando la confianza de sus entrenadores a base de goles y buenas actuaciones. 

Muniain
19/12/1992
En su primer año en el Athletic, ha jugado siete encuentros y ha marcado dos goles.

Pedro
28/07/1989
Ha marcado goles decisivos para el Barça en todas las competiciones. Suma diez en 18 partidos. 

Canales
16/02/1991
Debutó en el Racing el pasado año y este lleva dos goles en cinco partidos.

Ander Herrera
14/08/1989
En su temporada de debut con el Zaragoza ha jugado ocho partidos y ha marcado un gol. 

Parejo
16/04/1989
Debutó con el Madrid el año pasado y este ha jugado siete partidos en el Getafe, con dos goles. 

De Marcos
14/04/1989
Ha debutado este año con el Athletic y en ocho partidos ha marcado un gol, en el campo del Almería. 

Botía
27/01/1989
Jugador del Barça cedido en el Sporting, ha jugado ya ocho partidos con el conjunto asturiano. 

Diego Costa
7/10/1988
Cedido por el Atlético, en el Valladolid ha jugado 12 partidos, 11 de titular, y ha anotado cinco goles.

Ruper
04/06/1987
Su consolidación en Osasuna ha sido este año con diez encuentros jugados. 

Galán
22/01/1987
Ha disputado ya ocho encuentros de Liga con Osasuna. Marcó un gol al Valladolid.