Publicado: 18.08.2015 10:32 |Actualizado: 18.08.2015 13:45

Gerard Piqué no volverá a jugar
hasta el 23 de septiembre

Con el nuevo cambio disciplinario todas las sanciones de Supercopa comienzan a cumplirse en el partido inmediatamente después. Su reacción al asistente diciéndole “me cago en tu puta madre” se consideran como insulto en el código disciplinario de la RFEF y establece una sanción de cuatro a doce partidos

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:
El defensa del FC Barcelona Gerard Piqué se lamenta de una ocasión perdida durante el partido frente al Athletic Club de vuelta de la final de la Supercopa de España que se juega hoy en el Camp Nou de Barcelona. EFE/Alejandro García

El defensa del FC Barcelona Gerard Piqué se lamenta de una ocasión perdida durante el partido frente al Athletic Club de vuelta de la final de la Supercopa de España que se juega hoy en el Camp Nou de Barcelona. EFE/Alejandro García

BARCELONA.- La reacción espontánea de Gerard Piqué yéndose directamente al asistente a protestar por un posible fuera de juego, le va a salir muy caro al defensa azulgrana y al propio club.

En el mejor de los casos podría haber dicho adiós a participar en una competición oficial española hasta dentro de más de un mes, concretamente hasta la quinta jornada de liga del 23 de septiembre que está previsto que se dispute entre semana y donde el equipo azulgrana tendrá que visitar el Estadio de Balaídos. Partiendo desde el día de hoy, estamos hablando de 35 días donde Luis Enrique no podrá contar con uno de sus dos defensas titulares que quedaría fuera de los cuatro primeros compromisos ligueros del vigente campeón de la competición.

La decisión está ahora en manos del juez único de Competición, Francisco Rubio, que mañana miércoles o podría ya hacer oficial la resolución. Antes debe esperar el plazo de 24 horas que ambos equipos tienen para presentar alegaciones.



Conviene recordar que tanto en Supercopa como en Copa no actúa el Comité de Competición sino que las resoluciones recaen en la figura de este Juez Único de Competición que es a su vez el actual presidente del Comité de Competición.

Mañana miércoles podría hacerse oficial la decisión

Para poder explicar todo debemos partir del acta arbitral del colegiado Carlos Velasco Carballo. El árbitro internacional madrileño recoge textualmente que el defensa azulgrana fue expulsado por roja directa por gritar a uno de sus asistentes: “Me cago en tu puta madre”.

Con el actual Código Disciplinario de la Federación Española de Fútbol, este tipo de reacciones se consideran como insultos, ofensas verbales y actitudes injuriosas y establece una sanción mínima de cuatro partidos. Queda bien claro en la actual redacción del artículo 94 donde se establece que “Insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”. Luego, en el mejor de los casos, siempre partiríamos del castigo mínimo aunque la horquilla puede ascender hasta la docena de encuentros.

Además existen precedentes similares donde los órganos disciplinarios han adoptado esta sanción de cuatro partidos ante situaciones similares. Así por ejemplo Javier Aguirre, entonces entrenador del Espanyol, fue sancionado en enero del 2014 con cuatro partidos por dirigirse al colegiado Iglesias Villanueva en los siguientes términos: “Eso es amarilla, hijo de puta”.

Gerard Piqué, abandonando el campo tras su expulsión por insultos al asistente. EFE/Toni Albir

Gerard Piqué, abandonando el campo tras su expulsión por insultos al asistente. EFE/Toni Albir

Pero existen muchos otros precedentes donde, en caso de ser considerado como insulto, el órgano disciplinario ha actuado de forma similar. Así por ejemplo Sergio Ramos fue castigado con cuatro partidos en enero del 2013 por dirigirse al colegiado Ayza Gámez en los términos “eres un sinvergüenza” . Fue en el partido de Copa del Rey disputado en el Santiago Bernabéu ante el Celta de Vigo.

Un caso muy similar sucedió con el jugador del Espanyol Sergio García sancionado con idéntico número de encuentros por utilizar la misma expresión que el jugador del Real Madrid con el colegiado Del Cerro Grande. En todos estos casos estas actitudes se consideraron como insulto imponiendo la sanción de cuatro partidos para el jugador.

Idéntica sanción será pues la que recaiga sobre Gerard Piqué, quien curiosamente no es el primer incidente y expulsión que tiene siendo Velasco Carballo el colegiado del partido. El 3 de marzo del 2012 fue también expulsado en el Camp Nou durante el compromiso liguero entre el Fútbol Club Barcelona y el Sporting de Gijón.

Parece tan clara esta situación que no cabe incluso la posibilidad de que el Juez Único no interprete las palabras de Gerard Pique como insulto sino que fueran sólo tildadas como menosprecio. En ese hipotético caso, sería una falta leve que establece una sanción de dos a tres partidos, según recoge el artículo 119 del Código Disciplinario.

Las sanciones de Supercopa se cumplen en el partido oficial siguiente

Además de la propia naturaleza de sanción; la segunda cuestión tiene que ver sobre porque Gerard Piqué debe cumplir ya este próximo fin de semana el primero de esos cuatro partidos de castigo. El pasado 7 de julio ya contamos con detalle en Público las modificaciones realizadas por la Federación Española de Fútbol en su nuevo Código Disciplinario y que están vigentes desde el pasado 1 de julio. Y entre ellas estaba una importante modificación respecto al cumplimiento de las sanciones de la Supercopa de España.

Estas últimas temporadas, tal y como recoge el artículo 56 del Código Disciplinario, sólo debían cumplirse en Liga o en la competición inmediatamente después las infracciones consideradas como muy graves o graves. Las leves se cumplen en la misma competición. Y con esta base legal como sustento aconteció la expulsión de Diego Pablo Simeone en el partido de vuelta de la Supercopa entre Atlético de Madrid y Futbol Club Barcelona de la temporada pasada en el Vicente Calderón.

El técnico argentino, no sólo fue expulsado por protestar al árbitro Fernández Borbalán, además le dio unos pequeños golpes al cuarto colegiado, aplaudió mirando al público en signo de desaprobación cuando se marchaba hacia los vestuarios y posteriormente decidió seguir el partido desde la grada, cuando está terminantemente prohibido. Días más tarde precisamente el Juez Único le impuso una sanción de ocho partidos repartidos de la siguiente forma: 2 por la propia expulsión, 1 por aplaudir, otro por quedarse en la grada y cuatro por las “collejas” al cuarto árbitro.

Atendiendo a como estaba la temporada pasada el Código Disciplinario, el Cholo Simeone todavía hoy sólo ha cumplido cuatro de esos ocho encuentros de castigo. Son los correspondientes a su gesto con el cuarto árbitro. Al tipificarse como grave tuvo que cumplirlos en los cuatro primeros partidos ligueros de la temporada pasada. Pero los otros cuatro, los 2 encuentros de la expulsión, el partido por los aplausos y el otro por quedarse en la grada, no sólo no los ha cumplido, sino que no deberá hacerlo hasta la próxima vez que el Atlético de Madrid dispute la Supercopa de España. Como el Código Disciplinario de la RFEF tipifica estas acciones como leves y, atendiendo a como estaba redactado dicho artículo 56, el argentino se ha librado momentáneamente de esta pena.

Es por eso que el departamento jurídico de la Federación, consciente de este vacío legal en la Supercopa, decidió modificar la norma, añadiendo un punto más a dicho artículo 56 y donde queda claro que, independientemente de la gravedad de la sanción que se imponga en la Supercopa de España, se empezará a cumplir en el partido inmediatamente después. Textualmente dice así: “La suspensión por partidos que sea consecuencia de la Supercopa de España con independencia de su gravedad, implicará la prohibición de alinearse, actuar, acceder al terreno de juego, al banquillo y a la zona de vestuarios, en tantos aquellos como abarque la sanción por el orden en que tengan lugar, aunque por alteración de calendario, aplazamiento, repetición u otra cualquiera circunstancia, hubiese variado el preestablecido al comienzo de la competición”.

Si Piqué hubiera visto la roja en la ida de la Supercopa habría empezado a cumplirla ya la sanción en el compromiso de vuelta en el Camp Nou. Pero el azulgrana no es el único que no estará el próximo domingo en el Estadio de San Mamés en el compromiso liguero entre Athletic Club de Bilbao y Fútbol Club Barcelona, el tercero en menos de diez días. También Kike Sola se perderá el encuentro al ser expulsado por una dura entrada al final del encuentro. También aquí la sanción podría ser incluso superior a un solo encuentro, llegando incluso a los tres partidos.