Público
Público

"Si el Getafe tuviera a Messi, tampoco ganaría la Liga"

Luis García, entrenador del Getafe. Ha creado con motivo fama de matagigantes con el Getafe. ¿Lo logrará otra vez ante el Barça?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Criado en el barrio de Carabanchel, Luis García (Madrid, 1972) aprendió lo que significa ser entrenador de Luis Aragonés. Era casi un adolescente y se saltaba los recreos en el colegio Amorós para ir a verle entrenar al Atlético. Después, Luis García fue un central eficaz al que las lesiones no ayudaron en nada. Pero aquello no creó ira en su vida, sino que fortaleció al entrenador que ahora es. A los 37 años, llegó a Primera con el Levante. A los 39, tiene fama de matagigantes. Ha derrotado en el Coliseum al Madrid de Mourinho y al Barcelona de Guardiola, un dato que le concede una publicidad extraordinaria. Sin embargo, él no quiere rebasar la frontera de lo imposible frente al Barça. 'Lo normal es que ganen ellos', acepta Luis García, que en ningún caso ha heredado ese carácter tan vehemente de Aragonés. 'Si por mí fuese, quitaría las ruedas de prensa después de los partidos', añade.

El año pasado ganó al Barça y este al Madrid. ¿Eso es algo que supera a un entrenador?

No, para nada. Al final, son tres puntos más, que quizás te dan una publicidad inmensa y que permiten a tu hinchada sacar pecho en la oficina. Pero yo vivo para lograr objetivos y, según estos, los tres puntos que le ganas al Barça valen lo mismo que los que no consigues ganar en Sevilla.

¿Qué tiene de excepcional el Getafe para ganar al Barça?

No quiero engañarme, lo lógico es que ganen ellos. Pero si hacemos un partido completísimo, y conseguimos que ellos no tengan un gran día, tal vez pueda suceder lo del año pasado.

Si el Getafe tuviese a Messi ¿ganaría la Liga?

No. Ganar la Liga no sólo es tener a Messi. Necesitaríamos un conjunto en el que también estuviesen Xavi, Iniesta... y pasase como en el Barça donde el mejor del mundo está acompañado de los mejores. Pero sí es verdad que, si tuviésemos a Messi, estaríamos obligados a jugar la Europa League, a quedar entre los seis primeros.

¿Ha dicho la Champions o la Europa League?

He dicho la Europa League...

Al pensar en Messi, ¿no le entra el complejo de la selección argentina?

Efectivamente, en Argentina se demuestra que el fútbol es una cuestión de conjunto.

También le puedo recordar que Maradona ganó el Mundial de Méjico 86 prácticamente él solo en la Argentina de Bilardo.

Lo recuerdo. De hecho, es el primer Mundial de mi vida del que tengo constancia por edad. Tengo 39 años y entonces ya tenía casi. Y no me perdí un partido, pero sin necesidad de comparar, porque no es el caso, era otro fútbol, otras condiciones. Además, yo me tengo que poner en mi realidad y en los jugadores que tengo en el Getafe, que son Lafita, Xavi Torres, Pedro León...

¿Por qué Pedro León y Xabi Torres no pueden jugar al fútbol tan bien como Xavi e Iniesta?

Nuestra idea se parece. Nosotros también buscamos un juego combinativo. Otra cosa es que ante el Barça o el Madrid vayamos a tener menos la pelota, porque  eso es otra historia. Tengo grabado en la memoria el partido que el año pasado jugamos en el Camp Nou. Perdimos 4-0 y no tocamos ni la pelota. Pero luego lo piensas y es algo que le ocurre a casi todo el mundo ante el Barça. ¿Quién iguala su posesión? El otro día vi un Barça-Valencia en el que llegaron a dar treinta y tantos pases seguidos...

Viggo Mortensen dice que ‘Todos tenemos un plan', pero ¿cuál es su plan ante el Barça? ¿cómo le ganó el año pasado?

Yo no sé quien puede igualar al Barça, sinceramente. Sí sé lo que nos espera. Seguramente, no nos quedará otra que correr detrás de la pelota y tratar de estar lo más despejado posible una vez que la tengas. Sé que es difícil, porque ya estás cansado de tanto correr, pero...

¿No hay manera entonces de que usted haga campeón de Liga al Getafe?

Pero ni yo ni nadie. Aquí no puede ganar la Liga otro equipo que no sea Madrid o Barcelona. A una eliminatoria tal vez sí, pero en una competición tan larga es imposible para el Getafe y para todos.

¿Cuándo volverá a salir un Valencia como el de Benítez o un Deportivo como el de Irureta que fueron campeones de Liga en este siglo?

No hace falta que salgan. Equipos como esos, que logran 70 puntos al año, ya los hay. Sin ir más lejos, el Valencia de Emery la temporada pasada. La diferencia es que hace diez años se podía ganar con esa puntuación. Ahora, sin embargo, no hay manera. Madrid y Barcelona las ganan con 100 puntos...

El ministro de Educación dice que 'una sociedad vale lo que valen sus maestros'. ¿Un equipo vale lo que valen sus entrenadores?

No, el fútbol es distinto. No se parece a nada, ni siquiera a una empresa. No hay más que ver al Deportivo. Bajó a Segunda y aprovechó para coger fuerza y aumentar su masa social. En una empresa fallan los números y, a lo mejor, cierra. Por eso yo siempre digo que un equipo vale lo que valen sus directivos, sus jugadores, su afición...., todo.

Ha hablado de la afición. ¿La del Getafe no es como la orquesta del Titanic? Su estadio también estaba vacío el día que ganaron al Madrid.

Nuestra afición no es mala. Al contrario: es muy buena y quiere a su equipo. Vive, sufre, anima y siente lo que le pasa. Pero es verdad que son pocos. Ahora bien, si hay que morir por esos 6.000 seguidores, que pueden venir a vernos, nosotros vamos a hacerlo igual que si fueran 60.000.

O sea, que siguen tocando mientras todo se hunde. El caso es que si se muere que sea de éxito ¿no?

No lo sé, pero el fútbol es una máquina trituradora. No conozco otra cosa igual en la vida. Cada proyecto que se inicia es como volver a empezar, cada día, cada hora...Es tremendo.

Güiza es el ejemplo. Ha pasado de campeón de Europa a ser un estorbo para usted en el Getafe.

Güiza no puede decir que yo me haya portado mal con él. El año pasado jugó 32 partidos y marcó tres goles. Esos no son números para él y lo sabe. Y eso es lo que hay. Pero, vamos, Güiza sigue en el equipo, aunque con una diferencia. La competencia es mayor. El año pasado tenía que luchar con dos delanteros y este debe hacerlo con cuatro.

¿Y eso no es un desprestigio para un delantero de ese prestigio?

No, aquí no se desprestigia a nadie, pero tendrá que apretar.

Valdano dice que 'la desesperación por el resultado trastorna a la gente'. ¿Es usted un trastornado?

No, espero que no. Pero sí hay veces que los malos resultados te restan tranquilidad. Aunque de ahí a la desesperación, no. Nosotros fuimos el ejemplo el año pasado. En la décima jornada íbamos los últimos. Sin embargo, en las 23 siguientes fuimos el equipo que más puntos hizo.

En Getafe hay tanta paz entre semana que parece un pecado hacer preguntas perversas. ¿No es como una isla?

Lleva usted razón: el Getafe es diferente a todo. La prueba es que si vas mal no te agobian demasiado y, si vas bien, tampoco te van a reconocer excesivamente. El año pasado fuimos el tercer equipo que más puntos hizo en 23 jornadas y no se enteró nadie.

Sin embargo, al Levante vinieron a hacerle un reportaje enviados especiales del ‘The New York Times' en sus días grandes. ¿No desanima eso? 

No, es la lógica. El Levante es el segundo equipo de Valencia y nosotros somos el tercero o cuatro de Madrid..., la dimensión no es la misma.

El caso Cristiano. ¿Por qué el fútbol procura tantos conflictos?

Es la prensa la que lo genera. Si Cristiano dice que está triste y, al día siguiente, sale hasta en los telediarios, ¿cómo no va a hablar la gente de eso?

¿A usted le preocupa el estado de ánimo de ese hombre?

No. Me preocupan, sobre todo, los míos, que es donde más puedo hacer. ¿El resto? Me gusta que todo el mundo sea feliz, porque no siempre es fácil, y da igual que ganes más o menos, no todo es el dinero. Es verdad que en el fútbol estamos muy por encima de la media, pero los futbolistas también lo pueden pasar mal.

¿Qué le pasó a Pedro León con Mourinho?

No tengo ni idea. Ni le he preguntado siquiera. Sí vi el año pasado a un futbolista que lo pasó mal y que ahora necesita reivindicarse. Pero no es necesario preguntarle por el pasado. No tengo tanta curiosidad. Mi función es que vuelva a ser feliz en el Getafe,  y creo que va por el buen camino en los dos partidos que ha jugado este año.

Una parte de su trabajo es atender a la prensa. ¿Qué importancia tiene para usted estos momentos? ¿Los resuelve con respuestas triviales?

No, no, para nada, pero yo sí quitaría las ruedas de prensa después de los partidos. Son momentos en los que uno se guía por el resultado, en los que no tienes una idea clara de lo que pasó desde allí abajo. Y como estás enfadado, y te pasas de autocrítico, a lo mejor haces una valoración errónea. Sin embargo, otras veces ganas, luego ves ese partido tranquilamente y te dices a ti mismo: '¿cómo es posible si hemos jugado con el culo?' Pero el fútbol es así.

Del Bosque siempre dice que 'todo lo que pasa conviene'.

Si me dicen a mí, cuando tenía 28 años, que empezaba a entrenar en Preferente, que a los 39 ya llevaría las temporadas que llevo en Primera no me lo creería. Pero a veces la vida te coloca y te ayuda a ser feliz, aunque a decir verdad yo era igual de feliz cuando entrenaba en Tercera.

Todo eso está muy bien, pero ¿qué plazo se da para dirigir a futbolistas como Cristiano, Iniesta o Ibrahimovic en el París Saint Germain?

No, ninguno ¿por qué?

¿No ha reconocido antes que 'todos tenemos un plan'?

Cada año que pasa te haces mejor entrenador. Esa es mi única idea. A partir de ahí pienso que no me puedo quejar de nada. Yo llegué a Primera con 37 años sin haber sido un futbolista especial.