Publicado: 29.12.2013 10:22 |Actualizado: 29.12.2013 10:22

Un gol de Dzeko pone al City en cabeza de la Premier

El United también sufrió en Norwich. Anelka recibe fuertes críticas al celebrar un gol con un gesto antisemita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un gol de Edin Dzeko, en el minuto 66, dio al Manchester City una sufrida victoria sobre el Crystal Palace y, con ello, el liderato de la Liga inglesa, a la espera de lo que haga este domingo el Arsenal, que visita al Newcastle en la decimonovena jornada de la Premier.

El conjunto que dirige el chileno Manuel Pellegrini cierra la primera vuelta con 41 puntos, dos más por ahora que el Arsenal y cuatro más que el Chelsea de José Mourinho, que el domingo recibe al Liverpool en el partido estrella de la jornada.

Con más convencimiento que brillantez, el City, que permanece invicto en el Etihad Stadium, derrotó a un meritorio Crystal Palace que aguantó el tipo durante más de una hora, hasta que un buen pase del español Jesús Navas, acompañado de un buen desmarque de David Silva, que arrastró a su defensor, dejó a Dzeko ante la oportunidad de fusilar la meta rival desde el centro del área.

Tampoco brilló el Manchester United en Norwich, donde sólo un gol de Danny Welbeck, que entró en el descanso en sustitución del veterano Ryan Giggs, le evitó más complicaciones al técnico David Moyes. Sexto con los mismos puntos que el Everton y uno menos que el Liverpool, la victoria devuelve al United a la lucha por esa cuarta plaza que mitiga algo su depresión, en una campaña en la que se ha descolgado demasiado pronto de la lucha por el título.

La goleada de la jornada la firmó el Hull ante el Fulham, que en el KC Stadium logró un histórico 6-0. Los "tigres" que habían marcado dieciséis tantos en los dieciocho encuentros precedentes, se desmelenaron en un segundo tiempo en el que anotaron el egipcio Hamed Elmohamady (m.49), Robert Koren (ms. 60 y 84), George Boyd (m.63), Tom Huddlestone (m.67) y Matty Fryatt (m.74).

En Londres, West Ham y West Bromwich empataron a tres goles un partido que tuvo como protagonista al veterano Nicolas Anelka. El delantero francés, que no jugaba en la Premier desde el pasado 26 de octubre, firmó dos de los tres tantos de los de Birmingham y entró en la historia de la competición.

Tan sólo ocho jugadores antes que él (Craig Bellamy, Darren Bent, Robbie Keane, Nick Barmby, Andy Cole, Les Ferdinand y Peter Crouch) han sido capaces de marcar goles con seis equipos distintos. Capaz de resucitar siempre que se le ha dado por muerto, Anelka ha sido capaz de golear en Inglaterra con Arsenal, Liverpool, Manchester City, Bolton, Chelsea y West Bromwich Albion.

No escapa, sin embargo, el exmadridista a la polémica y, su celebración del primer gol, hizo que hirviesen las redes sociales.

Anelka hizo la "quenelle", un gesto que consiste en extender un brazo hacia el suelo y cruzar la mano contraria sobre el hombro, en lo que algunas asociaciones detectan una alusión al saludo nazi. El gesto, creado por el provocador cómico Diodenné, que ha sido acusado de antisemita, fue repetido por el jugador para homenajear al artista, que es su amigo.

En Villa Park, mientras, los seguidores de los villanos acumularon una nueva decepción, después de que su equipo no fuese capaz más que de empatar con el Swansea de Michael Laudrup. Gabriel Agbonlahor adelantó pronto al Villa (m.7), pero el exosasunista Roland Lamah igualó el encuentro apenas media hora después, tras rematar un pase de Pablo Hernández.

En el último partido disputado hoy de la decimonovena jornada, el Cardiff empató a dos goles ante el Sunderland de Gustavo Poyet, que aun así, sigue colista de la clasificación.

Para regocijo de su propietario, el millonario malayo Vicent Tan, que siguió el partido en el palco un día después de despedir al entrenador escocés Malky McKay, el conjunto galés logró una cómoda ventaja por medio de Jordon Mutch (m.6) y de Fraizier Campbell (m.58). Pero el equipo galés dio por cerrado el partido antes de tiempo y un gol del escocés Steven Fletcher, en el 83, y otro de Jack Colback, en el quinto minuto del añadido (m.95), rescató un increíble punto para los de Poyet.