Público
Público

Goles para un símbolo

Simao y Diego Costa, tras una gran jugada de Valera, homenajean con sus goles a Arteche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Valera tuvo un partido difícil. Manu originó varios problemas por su banda. Le había ganado por velocidad y quiebro. Una vez más, se dudaba de su valor para ocupar ese territorio que en los tiempos de Arteche fue cosa de Marcelino o de Tomás. Pero a los 72 minutos la tarde cambió de opinión.

Valera encontró la reivindicación que necesitaba en el otro campo. Leyó el cerebro de Reyes y corrió hasta la última línea. Desde ahí, encontró el decisivo pase a Diego Costa, otro de esos futbolistas a los que le falta término medio. Los partidos se le hacen largos y pasa momentos en los que se desconoce si está o no está. Pero en el área ya no es lícito dudar de él. Se sabe que está por encima de la clase media.

Colunga, sin embargo, es otra cosa. Se valora su capacidad pulmonar, su altísima tasa de kilometraje. Pero hace mucho kilómetro chatarra, y él lo sabe, desde que está en el Getafe. Le volvió a pasar. Cuando la pelota entró en el área, fue una lagartija, no un diablo. Quizá sea la timidez o la soledad, que es otro dato a valorar en el Getafe. Su fútbol despertó la impaciencia. Negoció silenciosamente con la pelota, pero se quedó a años luz del tesoro.

Al final, Míchel buscó lo insólito. Sacó del partido a Boateng lo que fue como dejar al colegio sin profesores. Fue el momento en el que Valera (se desconocía tanta intuición) aprovechó para correr al área contraria. El partido, que viajaba indeciso, se desmotivó. El Atlético cerró el triunfo y no hubo necesidad de comprobar la importancia de Forlán, que acababa de entrar.

El Atlético tuvo a Reyes que, en un día sin calado, hizo de arquitecto

El Atlético tuvo a Reyes que, en un día sin calado, hizo de arquitecto. Pero aún más importante fue la suerte que acompañó a Simao en el primer gol. Su tiro libre fue notable, pero la traición que el destino hizo a Codina resultó decisiva. La tarde no volvió a ser la misma. El Atlético se liberó de problemas. Hasta entonces, se debatían sus enormes posibilidades para corregirse y no se entendía lo que pintaba Mérida en la derecha. Pero, a partir de entonces, ya no hizo tanta falta. El Getafe fue una cortina de humo que no supo utilizar el balón en la segunda parte. Hubo intención, apenas misterio.

Salió Casquero, su elemento más orgulloso, que ingresó en el césped con el látigo en los ojos. Al principio, parecía que sí, pero después se vio que no. No hubo felicidad en su fútbol. Tampoco hubo manera de comprobar la velocidad de Pedro Ríos por la derecha. Hay partidos en los que el balón se niega a entrar en la portería, porque apenas llega el área. La mayoría de sus disparos fueron muy previsibles para De Gea.

El Getafe fue una cortina de humo que no supo utilizar el balón

Bajo la orden de Reyes, el Atlético jugó más rápido y mejor, con una capacidad de decisión en el área que diferencia la talla de los futbolistas. Fue lo que provocó el segundo gol. Reyes redujo a la nada a los defensas del Getafe, que lloraron el susto, en especial Cata Díaz. El hombre lleva una temporada que el diablo se niega a corregir. Jamás se le ha visto sufrir tanto como en estos últimos tiempos. Así que no hubo opción para reconstruirse en el Getafe y hasta Valera intimidó a Manu que no volvió más.

Para entonces, el Atlético ya se había apropiado de una tarde que jamás será anecdótica. A los cuatro minutos, se sintió en toda su expresión. El ‘cuatro' fue el dorsal de Arteche en los ochenta y el estadio explotó en un emocionante cántico, que luego no se traspasó al césped. No hace falta contárselo a Arteche. Él lo vio desde el cielo, pero en su época el Atlético también ganaba partidos así. A veces, es necesario no exprimirse tanto.

 

2 - Atlético: De Gea; Valera, Perea, Ujfalusi, Filipe Luis; Assunçao (Mario Suárez, m. 88), Tiago; Merida (Forlán, m. 65), Reyes (Raúl García, m. 84), Simao; Diego Costa.

0 - Getafe: Codina; Torres (Casquero, m. 46), Cata Díaz, Marcano, Mané (Rafa, m. 46); Pedro Ríos, Víctor, Boateng (Gavilán, m. 61), Manu; Parejo y Colunga.

Goles: 1-0 M. 37. Simao, de tiro libre que rebota en Codina tras dar en el poste y se cuela.. 2-0 M. 72. Diego Costa, a pase de Valera.

Árbitro: Delgado. Mostro tarjeta amarilla a Perea, Torres, Pedro Ríos, Boateng, Cata Díaz y Valera,.

Vicente Calderón: 50.000 espectadores.