Público
Público

Granada se rinde a Ighalo

El nigeriano fue el jugador más aclamado por los miles de aficionados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con las gradas del Martínez Valero ya sólo ocupadas por los seguidores rojiblancos, Ighalo, el héroe nigeriano del Granada por su prodigioso y decisivo gol, celebró capote en mano el ascenso que no pudo festejar cuando el colegiado Miranda señaló el final del partido. Ya en el vestuario, también había encabezado la celebración con una danza africana. La invasión de campo por parte de los seguidores del Elche causó una brecha al meta Roberto y el propio Ighalo fue agredido e insultado con improperios de marcado carácter racista. El central Iñigo López fue pateado en el suelo.

Aunque las bombas dialécticas y las agresiones continuaron en el túnel de vestuarios y en la sala de prensa 'Fabri es indigno de Primera', dijo Bordalás, Ighalo prefiere olvidar los incidentes: 'Sólo quiero disfrutar y celebrar este logro. Es uno de los mejores momentos de mi carrera'. A sus 22 años, el delantero nigeriano es uno más de esos jóvenes que abandonan el continente negro a la búsqueda de Eldorado del fútbol europeo. En su caso, el representante Marcelo Houseman se lo llevó con 19 años a la fría Noruega para jugar en el Lyn en 2007. Allí duro diez meses. La red de ojeadores del Udinese, club de la familia Pozzo, también propietaria del Granada, le reclutó para esa nómina de más 50 jugadores cuyos derechos tienen repartidos por toda Europa. Además de ostentar los de Ighalo, a los Pozzo también le pertenecen Nyom, Mensah, Orellana, Siqueira, Muriel, Mainz, Dani Benítez, Geijo, Carlos Calvo, Rubén y Óscar Pérez.

El gol de Ighalo significó el regreso del Granada a Primera división 35 años después, de los que ha pasado nueve temporadas en Segunda, 22 en Segunda B y cuatro en Tercera. Fue hace dos años cuando la familia Pozzo decidió comprar el Granada y en ese mismo tiempo lo ha colocado en Primera. En los últimos 30 años, sólo Celta (1982), Albacete (1991), Salamanca (1995) y Málaga (1999) habían alcanzado la máxima categoría saltando los escalones de Segunda B y Segunda de forma consecutiva.

Los Pozzo eligieron como presidente del club a Enrique Pina, que era su representante futbolístico en España. Ayer, éste confirmó que Fabri será el entrenador la próxima temporada: 'El técnico que ha logrado el ascenso debe tener la oportunidad de entrenar al equipo en Primera'.

Con camisetas rojiblancas en las que se podía leer 'Somos Primera' y las caras pintadas, los jugadores y técnicos del Granada fueron saliendo uno a uno a Los Cármenes, donde 15.000 personas les esperaban. Fue sólo un anticipo de los miles de granadinos más que siguieron el recorrido del equipo en dos autobuses descapotables por las principales calles de la ciudad. Granada y su provincia se echaron a la calle. Los héroes fueron recibidos en el Ayuntamiento, donde saludaron a los aficionados que ya los esperan en la Plaza del Carmen y, posteriormente, se desplazaron hasta la Fuente de las Batallas, donde 25.000 personas festejaron el ascenso antes de la cena y posterior fiesta privada que cerró unos festejos que hoy tendrán continuidad con la visita a las instituciones.