Público
Público

Green se une a la historia negra inglesa

La prensa carga contra él y recuerda la fatalidad de la portería de los 'pross'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La prensa inglesa, como era de esperar, no tuvo clemencia con Green. 'Calamity Robert Green regaló a Estados Unidos un valioso empate', comentaba el Sunday Express; 'error garrafal', lo definía el Mail on Sunday; y The Observer hacía un repaso del profundo historial de pifias de los porteros ingleses a lo largo del tiempo.

Los tabloides aún eran más hirientes: el Daily Star titulaba a toda página 'Rob-bish', un juego de palabras entre el nombre del portero y la palabra inglesa rubbish, que significa basura, y lo calificaban de 'payaso' en la información.

Todos le señalan como culpable y nadie asegura que vaya a seguir defendiendo la portería. Su recambio, James, que en su día también fue apodado calamity, salió en su defensa. 'En la portería se cometen errores', comentó el guardameta, que, como la mayoría de sus compañeros, intentó quitar presión a su compañero.

El que sonó menos convincente en su defensa es el único que tiene en sus manos la decisión sobre la continuidad de Green en el equipo: Capello. El técnico italiano no quiso asegurar que volverá a la portería. 'A veces, los porteros fallan, hablaremos con él y decidiremos', comentó el seleccionador inglés. Green se defiende atacando a jabulani, el balón de la controversia.

Green es el último de una larga lista de porteros ingleses en cometer errores garrafales. El último que consiguió mantenerse durante un tiempo largo en el marco inglés fue Seaman, y ni siquiera él es bien recordado por la prensa inglesa, que recuerda que al portero 'le pasó el balón por encima del peinado de lujo' en una falta tirada por Ronaldinho en el Mundial de 2002. Sólo Shilton y, por supuesto, Banks, mantienen un recuerdo positivo.

El problema de Inglaterra tiene difícil solución: sus porteros no son de garantía, cosa que tienen claro los clubes grandes, que no confían en ellos. Green es el titular del West Ham, que se libró del descenso de milagro este año. Su suplente, James, juega en el desahuciado Portsmouth.

La Federación Inglesa llegó a intentar la nacionalización del español Almunia como recurso para tener un portero de garantías. Inglaterra tiene el resto de posiciones convenientemente cubiertas, pero la meta, uno de los pilares básicos, hace aguas por todas partes.