Publicado: 30.04.2014 11:34 |Actualizado: 30.04.2014 11:34

Los Grizzlies, a un paso de tumbar a los Thunder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oklahoma City Thunder se ha quedado al borde de la eliminación después de sucumbir frente a Memphis Grizzlies en el quinto partido de la eliminatoria de primera ronda (99-100), duelo que tuvo que resolverse en la prórroga por cuarta noche consecutiva y en el que volvieron a brillar Marc Gasol (11 puntos, 15 rebotes) y Serge Ibaka (15 puntos, 12 rebotes).

Oklahoma y Memphis están protagonizando el enfrentamiento más igualado en toda la historia de la NBA, que nunca había registrado cuatro prórrogas consecutivas entre dos equipos en unos 'play-offs'. Después de poner el 3-2 en la eliminatoria, los Grizzlies podrán resolver ante su público del FedEx Forum en la madrugada del jueves al viernes, mientras que el hipotético séptimo partido se disputaría el sábado en el Chesapeake Energy Arena.

Los Grizzlies, que ya fueron verdugos el año pasado de Oklahoma, han sumado sus tres triunfos en la prórroga, donde han mostrado más aplomo que su rival, que a punto estuvo de ganar en el último segundo. Después de un triple a la desesperada de Kevin Durant, Ibaka palmeó con acierto, pero lo hizo unas décimas después de que sonara la bocina, aguando la breve celebración de la afición local.

De esta forma, quedó sin premio la remontada de Oklahoma, que perdía por 20 puntos (52-72) en los minutos finales del tercer cuarto. Russell Westbrook (30 puntos) y Kevin Durant (26 puntos) lideraron la reacción, pero lo cierto es que las dos estrellas de los Thunder no están tan acertados como acostumbran y, en los dos últimos partidos, acumulan 31/100 en tiros de campo entre ambos.

En la prórroga, dos triples consecutivos de Mike Miller, máximo anotador del equipo visitante (21 puntos), pusieron en ventaja a los Grizzlies, pero Durant hizo un último esfuerzo para permitir que su equipo llegara vivo a la última posesión, opción finalmente desaprovechada. Como curiosidad, el partido dejó el récord de Derek Fisher, que disputó su partido 245 en los 'play-offs', superando por uno la anterior plusmarca de Robert Horry.