Público
Público

Guardiola se queja y Mou calla

El técnico del Madrid está satisfecho con la preparación de su equipo mientras el del Barça cuestiona la gira americana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A menos de una semana para la final de la Supercopa, Guardiola se queja y Mourinho calla. Por el momento, la tónica de la temporada anterior se ha invertido. El curso pasado, el entrenador del Real Madrid lloró por todo y Guardiola no abrió la boca con fuerza hasta la famosa conferencia de prensa de las semifinales de la Champions en el Bernabéu.

Los papeles se han cambiado en lo que va de verano. En este sentido, las declaraciones del técnico azulgrana al término de la gira por Estados Unidos fueron sintomáticas. Sonaron a la colocación de una venda antes de que se produzca la herida, si es que se produce el domingo en el partido de ida de la Supercopa. Lo mismo que hacía Mourinho cuando intuía complicaciones. 'Llegaremos cortos. Necesitaríamos más tiempo para estar en plenitud de facultades físicas, pero la mente también juega un papel importante. Las piernas no responden al máximo, nos falta tiempo, pero convenceré a mis jugadores de que pueden ganar', aseveró Pep a la conclusión de la gira por Estados Unidos en Dallas.

La pretemporada ha invertido la tónica con respecto a la campaña anterior

El Madrid acumula más trabajo y rodaje que el Barça porque Mourinho decidió que sus futbolistas volvieran al trabajo el 11 de julio, una semana antes de lo que planificó Guardiola para los suyos. También disparó veladamente Pep contra los incovenientes de las giras trascontinentales y comerciales, aunque las asume. 'Antes hacíamos pretemporadas y ahora hacemos giras. Los clubes necesitan ingresos y tenemos que aceptarlo'.

Durante la tournée por Estados Unidos, al técnico de Santpedor también se le llegó a escuchar: 'Esto es inaguantable'. Los 43 grados que hacía en Dallas le llevaron a expre-sar su contrariedad y obligaron a retrasarle algún entrenamiento. 'El problema es que hacía un calor que no te permitía entrenar y eso dificulta el nivel de intensidad del equipo, como se ha podido comprobar', analizó también al término del partido con el América.

Días antes de que el Barça aterrizara en Estados Unidos, la expedición madridista padeció con resignación la canícula californiana de Los Ángeles y San Diego. Mourinho no ha puesto un pero a la gira del Madrid. El silencio y la moderación momentánea del entrenador portugués responden a la satisfacción de que casi todo lo acaecido en la pretempo-rada se ajusta al plan que él mismo diseñó. Salvo las lesiones de Sahin y el letargo continuado de Kaká, su equipo ha firmado una pretemporada perfecta y ha quedado satisfecho con el juego que ha visto desplegar a los suyos. Mourinho ha regresado convencido de que su equipo está en el camino ideal para asaltar la hegemonía del Barça: 'En América trabajamos muchísimo. En Europa plasmamos lo que habíamos hecho en América, en China nos jugábamos el prestigio del club y podemos decir que sigue intacto'.

Los madridistas padecieron en silencio la canícula californiana

De todos los partidos disputados en tierras estadounidenses, la abultada derrota con el Chivas (4-1) pareció encender alarmas en el cuerpo técnico azulgrana, poco acostumbrado a encajar ese tipo de varapalos.

Al regreso de Estados Unidos, Guardiola decidió dar descanso a sus jugadores hasta mañana, salvo a Messi, Alexis y Mascherano que se incorporan tras haber disfrutado de más vacaciones por su participación en la Copa América. Este retraso, sin embargo, Mourinho no lo concedió. Higuaín y Di María, que también disputaron el torneo suramericano, se incorporaron antes a la disciplina blanca.