Publicado: 18.03.2014 17:23 |Actualizado: 18.03.2014 17:23

Guardiola: "Cada vez que dejaba a Messi en el banquillo, se armaba el lío en Barcelona"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El entrenador del Bayern de Múnich y extécnico del FC Barcelona Pep Guardiola ha asegurado que en su etapa en el banquillo del Camp Nou fueron "increíblemente exitosos", con catorce títulos en cuatro años, pero ha matizado que ello puede ser "una losa" de cara a la motivación actual del equipo del 'Tata' Martino.

"Fuimos increíblemente exitosos. Catorce títulos en sólo cuatro años, fue el mejor periodo en toda la historia del club pero eso puede ser también una losa. Encontré, progresivamente, dificultades para motivarme a mí mismo y al equipo", aseguró Guardiola en una entrevista a 'autopista.es' recogida por Europa Press.

Guardiola, en una entrevista conjunta con el profesor Rupert Stadler, director del Consejo de Dirección de Audi AG, no negó que fue la eliminación en semifinales de Liga de Campeones ante el Chelsea, en 2012, lo que empezó a abrirle su salida del club, en una decisión personal.

"Cuando el FC Barcelona, en 2012, cayó en semifinales de la Liga de Campeones contra el Chelsea fue uno de ellos. Éramos mucho mejores que nuestros rivales, pero concedimos un gol innecesario en la vuelta y antes que nos diéramos cuenta estábamos eliminados", aseguró.

En este sentido, añadió que sintió la necesidad de irse. "Aquella eliminación supuso una gran derrota para mí. Me sentí como si no pudiera volver a levantar a mi equipo. Si ya no puedes motivar a tus jugadores, como entrenador, sabes que ha llegado el momento de marcharse", manifestó.

"Liderar un equipo exige toneladas de energía. En otras palabras, hay momentos en los que necesitas recargar las baterías. Eso es lo que yo hice cuando me tomé un año sabático en Nueva York. Fue muy importante para mí, para mi familia y también para el Barça", recordó sobre su salida.

Por otro lado, comentó que la presión del entorno también influye en un entrenador, y puso a Messi como ejemplo. "Está la presión, por parte de la prensa y de los fans, de tener que seleccionar a determinados jugadores. Cada vez que dejaba a Messi en el banquillo, por ejemplo, se armaba el lío en Barcelona", se sinceró.

En cuanto a su labor en el Bayern, comentó que su reto es superar a su predecesor. "El éxito actual del Bayern no se podía prever en el aquel momento. Pero el reto para mí es sencillamente entrenar a un nuevo equipo y continuar los logros conseguidos por mi predecesor, Jupp Heynckes", argumentó.