Público
Público

El guión menos original

El derbi del Bernabéu sirve para entender por qué el Atlético lleva once años sin ganar al Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

Con su sinceridad habitual, Mourinho despreció la rivalidad Madrid-Atleti. Claro que algo parecido fue lo de Quique, a quien lo que más motivaba del derbi era medirse al portugués. El Atlético lleva once años sin ganar al Madrid y, lo que es peor para los intereses rojiblancos, da la sensación de que puede estar otro once sin lograrlo. Ya sea por un complejo de inferioridad o por simple impotencia, el Atleti fue incapaz de poner en verdaderos aprietos a un Madrid que le derrotó con más suficiencia que contundencia. Se mantuvo de pie, pero nunca dio la sensación de creer en sus posibilidades. Así se explica que lleve ya 18 derbis sin ganar.

Ni Madrid ni Atleti son equipos que mastiquen las jugadas, de ahí que, tal y como se preveía, el partido enseguida se convirtió en un ir y venir, si bien fue el Madrid quien impuso el alto ritmo de juego que ya le caracteriza. El Atlético cedió de inicio la salida de balón y se dedicó a intentar que los cuatro paracaidistas —Özil, Di María, Cristiano e Higuaín— a los que tanto temía Quique no tuvieran espacios para lanzarse. Pero el planteamiento de Flores saltó por los aires cuando Carvalho sorprendió con una arrancada desde atrás, después de un piscinazo de Reyes y en otra buena asistencia de Di María, que vio la llegada del central portugués y le dejó solo ante De Gea.

Los goles de Carvalho y Özil liquidan el partido en seis minutos

En su vigésimo cumpleaños, el portero rojiblanco apenas tuvo tiempo para lamentarse, pues seis minutos después el Madrid puso otro gol de por medio, éste al saque de una falta en la que una barrera que se antoja escasa fue una tentación demasiado irresistible para la zurda de Özil.

Al Atlético ya no le valía con esperar y confiarlo todo al regate fácil de Reyes. El Kun, quién si no, tocó arrebato y los rojiblancos al fin se desperezaron. Otro error de Casillas, más inseguro de lo habitual, en un centro de Agüero retrató a Forlán, quien no hace tanto se ponía las botas (incluso la de oro) en jugadas como éstas. En la siguiente, Lahoz se comió un penalti por mano de Alonso, justo después de que Marcelo sacara bajo palos un remate de Domínguez.

Consciente o inconscientemente, por imperativo técnico o por pura inercia, el Madrid echó el freno de mano. Casillas pudo resarcirse con una buena parada a tiro de Reyes. El criterio que Xabi Alonso le da al juego del Madrid no termina de dársela Tiago al Atlético. Al menos con la suficiente regularidad que un equipo que tiene dinamita en las dos áreas: en la propia, para desgracia de De Gea.

El Atleti sólo amaga y los blancos ganan con más suficiencia que contundencia

Una volea de Higuaín pudo sentenciar el derbi tras el descanso, pero el zambombazo del argentino se fue al palo. El Atlético, aliviado y liberado a partes iguales, no perdió la cara al partido. Otro palo, éste de Forlán, pudo meter en problemas al Madrid. Sin embargo, el derbi madrileño hace tiempo que tiene el guión menos original: lo juegan dos, pero casi siempre lo gana los que visten de blanco (12 de los últimos 18).

Y eso que la victoria del Barça en Getafe, a escasos 20 kilómetros del Bernabéu, añadió presión al Madrid, obligado a ganar para no perder el liderato. Mourinho lo vaticinó: si el Madrid jugaba a tope de concentración, capacidad y motivación, ganaría el derbi. Y así fue.

2 - Real Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho (Albiol, m. 80), Marcelo; Alonso, Khedira; Di María (Diarra, m. 82), Özil, Cristiano; e Higuaín (Benzema, m. 74).

0 - Atlético: De Gea; Valera, Ujfalusi, Domínguez, Filipe Luis; Reyes, Mario Suárez, Tiago (Raúl García, m. 69), Simao (Diego Costa, m. 76); Forlán y Agüero.

Goles: 1-0. M. 13. Carvalho, a pase de Di María, tras una buena llegada desde atrás del central, que previamente tira una pared con Higuaín. 2-0. M. 19. Özil, de falta directa, con la izquierda y por el palo largo de la portería de De Gea.

Árbitro: Lahoz. Amarilla a Mario Suárez, Tiago, Khedira y Carvalho.

Bernabéu: 80.000 espectadores.