Publicado: 24.05.2014 00:01 |Actualizado: 24.05.2014 00:01

Hágase la Luz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando acaba de cumplir diez años de su profunda remodelación, el majestuoso y moderno Estadio de La Luz de Lisboa, conocido como La Catedral, acogerá este sábado la segunda final continental de su historia con el inédito duelo entre el Real Madrid y Atlético de Madrid. Sede del Benfica, el club más laureado de Portugal, y considerado el vigésimo primero de Europa en el ránking de capacidad (65.647), el coliseo de la Luz (Da Luz, en portugués) se inauguró oficialmente el 25 de octubre de 2003 en un amistoso entre los locales y el Nacional de Montevideo.

Nuno Gomes, legendario delantero del Benfica y hoy directivo del club, inauguró el marcador en el 7 en un partido que su equipo venció 2-1. Desde entonces, el estadio de La Luz, situado en la zona noroeste de Lisboa, en el popular barrio de Benfica, ha sido escenario de algunos encuentros célebres. La final del Europeo de 2004 entre los anfitriones Portugal y Grecia, un 4 de julio de ese año, puso en vilo a los cerca de 65.000 aficionados que asistieron al estadio.

La pétrea Grecia, armada de paciencia, desactivó a los lusos con un cabezazo en el 57 de Angelos Charisteas y se proclamó bajo sorpresa campeona de Europa. Después del partido, se vio a Cristiano Ronaldo llorando, desconsolado, por el césped de La Luz. Cinco años después, en noviembre de 2009, La Catedral, apodada así por su imponente estructura, presenció otro choque crucial para la selección, la ida de la repesca para el Mundial de 2010 ante Bosnia. Portugal superó por 1-0 a la pequeña selección balcánica y selló su pase al torneo al vencer en la vuelta 0-1.

Dos años más tarde y también ante Bosnia, los lusos dirimieron su clasificación para el Europeo de 2012 en La Luz en otro duelo clave, en el que apabullaron en el choque de vuelta (6-2) con dos tantos de Ronaldo. El pasado noviembre, el estadio del Benfica acogió la tercera repesca consecutiva para un gran torneo de selecciones: la Portugal de Cristiano Ronaldo frente a la Suecia de Zlatan Ibrahimovic. Ronaldo, en el 80, dio ventaja a los portugueses, que en la vuelta vencieron 2-3 y se clasificaron para el Mundial de Brasil.

La Catedral ha recibido también varios encuentros de la Liga de Campeones para el olvido en la mente de los aficionados del Benfica. En 2006, acogió un Benfica-Barcelona en los cuartos de final (0-0) y en 2012 un Benfica-Chelsea (0-1). En las dos rondas, los lisboetas fueron apeados por españoles e ingleses que, a la postre, se proclamarían campeones de esa edición.

Para los contendientes de la final, el nuevo Estadio de La Luz, que sustituyó al antiguo, construido en los años 50 con capacidad para 120.000 espectadores -el tercer mayor del mundo-, tampoco les resulta ajeno. En los últimos años, tanto Real Madrid como Atlético de Madrid han disputado amistosos en Da Luz, cuya dimensión cumple los estándares de los grandes terrenos de juego (105 por 68 metros).

En 2004, los merengues fueron invitados de honor para celebrar los 100 años del Benfica. El partido finalizó en tablas (2-2). Regresaron en verano de 2012, con José Mourinho al frente, en otro amistoso que acabó en abultada goleada para los españoles (5-2). El Benfica escogió al Atlético de Madrid para jugar en julio de 2009 el encuentro de presentación ante los socios. Los colchoneros vencieron 1-2.

Apodado también en sus orígenes como O inferno da Luz ("el infierno de La Luz", por el ardor de sus seguidores), el nuevo estadio, cuya remodelación costó 120 millones de euros, está considerado como una prestigiosa pieza de arquitectura. Destaca su translúcida y leve cubierta de policarbonato, diseñada por el arquitecto australiano Damon Lavelle y que contribuye a que el recinto honre su designación de estadio de La Luz.

Superados en sus 10 años los once millones espectadores, el estadio está divido en cuatro anillos. El primero cuenta con 21.800 lugares; el segundo y más exclusivo, con 7.300; el tercero y destinado principalmente a empresas, con 2.500; y el cuarto y más popular, con 33.600.

El área circundante del estadio tiene un complejo deportivo, que incluye dos pabellones y una piscina, así como una zona comercial, gimnasio, restaurante panorámico y el museo del Benfica, que recoge los 110 años de historia del doble campeón europeo (1961 y 1962). También junto a La Luz se yergue la estatua en homenaje a Eusébio da Silva Ferreira, el legendario futbolista de "las águilas" que falleció el pasado 5 de enero a los 71 años.