Público
Público

Dos hermanas entre el talento y la polémica

Las Williams se niegan a jugar en Indian Wells

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el tenis no hay un ambiente más enrarecido que el que se vive en el seno de la familia Williams. Venus, Serena y su omnipresente padre Richard copan titulares tanto por el excelso juego de las hermanas como por las dudas que siembran cuando les toca enfrentarse.

Habituadas a generar polémica y dar comidilla a sus no pocos detractores, las Williams no han faltado, tampoco este año, a su desencuentro con Indian Wells. Fieles a la acusación de racismo que lanzaron hace ocho años contra el torneo, ni Serena ni Venus aparecerán estos días por las pistas californianas que acogen el torneo. Las hermanísimas mantienen su veto.

La polémica arrancó en 2001, justo después de que Elena Dementieva dijese en alto lo que muchos pensaban. La rusa acababa de ser derrotada por Venus, que tendría que jugar en la siguiente ronda contra su hermana. Cuando fue preguntada por el partido de las Williams, Dementieva comentó que ganaría la hermana que Richard prefiriese en ese momento. Venus no compareció en la cancha por lesión y los rumores de amaño se dispararon.

Las Williams, en su línea habitual, fueron tibias en sus comentarios ante la prensa, a pesar de la dureza de la acusación, que ya se extendía por los medios esa misma semana, National Enquire las acusó de amañar la semifinal de Wimbledon del año previo. Su padre, Richard, también prefirió el silencio.

El siguiente partido de Serena fue un concierto de pitos por parte de la grada, indignada por la situación. Al ser cuestionada por la bronca y sus posibles tintes racistas, Serena, ambigua, comentó que, a pesar de los problemas de racismo en Estados Unidos, ella no sabía 'si los pitos tenían relación con eso'.

Una semana después, Venus volvía a rechazar la raza como motivo de los abucheos de la grada de Indian Wells. 'Comprendo a la afición, que había comprado entradas; lo que no entiendo tanto es el revuelo de los medios. Supongo que es cosa del negocio', afirmó Venus.

Nueve días después de la bronca de Indian Wells, Richard Williams afirmaba en un artículo del USA Today que, en la bronca, algunos aficionados habían proferido insultos racistas contra él y sus hijas. El director del torneo californiano, Charlie Pasarell, se disculpaba en el mismo artículo por si algo así había sucedido. El mismo día de la publicación de aquel artículo, Venus aseguró que 'volvería el año siguiente' si la invitaban al torneo. Pero las hermanas Williams no han vuelto a desfilar por aquellas pistas. Los responsables del torneo aún piden un retorno que parece imposible.

 

La polémica con las hermanas Williams conlleva este año un revuelo mayor por el cambio de normativa en el tenis femenino. Las principales jugadoras tienen obligación de ir a ocho torneos, entre los que se encuentra Indian Wells, o de hacer promoción del mismo en un radio de 200 kilómetros para evitar sanciones. Las Williams no aceptan la propuesta, aunque en la WTA han intentado contentarlas permitiéndoles hacer promoción del tenis y no sólo del torneo.