Publicado: 09.11.2014 16:28 |Actualizado: 09.11.2014 16:28

Los hermanos Márquez hacen historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Álex Márquez (Estrella Galicia 0,0 Honda) consiguió el título mundial de Moto3 al lograr la tercera posición en un Gran Premio de la Comunidad Valenciana disputado en el circuito Ricardo Tormo de Cheste que ganó el australiano Jack Miller (KTM) y en el desde el principio quedaron claras todas las estrategias.

Tanto Honda como KTM jugaron todas sus bazas posibles en Cheste y eso se vio sobre la pista en todo momento, pues hubo situaciones muy al límite por todas las partes pero ambos contendientes dejaron claro el por qué se estaban jugando el título mundial en la última carrera y ambos cumplieron con sus objetivo, si bien el campeón fue solo uno, el español Álex Márquez.

Jack Miller logró su sexta victoria de la temporada secundado en el podio por Isaac Viñales y Álex Márquez, que se proclamó campeón del mundo y logro un nuevo hito para la saga Márquez, pues en 66 años de historia del campeonato del mundo de motociclismo nunca dos hermanos habían conseguido proclamarse campeones del mundo en la misma temporada.

El primer acto de la batalla comenzó tal y cual estaba previsto, con Jack Miller saliendo como una exhalación nada más apagarse el semáforo, secundado por el italiano Niccolo Antonelli (KTM) y los españoles Isaac Viñales (KTM) y Álex Márquez (Estrella Galicia 0,0 KTM) y con un ritmo fortísimo que presagió la dificultad de que en cabeza se formase un grupo muy numeroso.

Esas vueltas iniciales pusieron al descubierto el planteamiento de carrera de Jack Miller, que no fue otro que imprimir un fuerte ritmo y marcharse en solitario camino de su sexta victoria de la temporada mientras por detrás confiaba en que la pelea entre sus rivales alejase a Márquez de sus objetivos.

Pero Álex Márquez tuvo en todo momento las cuentas claras y al comienzo de la tercera vuelta superó a Antonelli para colocarse tercero, lo que ya le colocaba metido de lleno en su objetivo de conseguir el título mundial con apenas dos puntos de diferencia, aunque aún había por delante 24 vueltas que completar.

El tirón de Miller fue tan fuerte que en apenas tres vueltas en cabeza de carrera se habían quedado cuatro pilotos e Isaac Viñales no esperó demasiado para intentar erigirse en protagonista cuando se puso líder en el cuarto giro, pero el australiano se debió de percatar de que ese planteamiento no era el correcto y asumió nuevamente la responsabilidad de marcar el ritmo, sabedor de que necesitaba más integrantes para el grupo de cabeza.

El cuarteto llegó a tener 1,6 segundos en el cuarto y quinto giro sobre el grupo perseguidor, en el que era el británico Danny Kent (Husqvarna), quien se arrogó la responsabilidad de darles caza y más, seguramente, por las estrategias que desde su equipo se debieron de marcar para la prueba valenciana.

Apenas dos vueltas después ya habían enlazado con ellos y la situación se complicó considerablemente para Álex Márquez, que se encontró con que el cuarteto pasó a ser un grupo de ocho en el que por entonces el encargado de marcar el ritmo volvió a ser Isaac Viñales, perseguido por Miller, Antonelli, Márquez, Kent, Efrén Vázquez (Honda), John McPhee (Honda) y Álex Rins (Estrella Galicia 0,0 Honda).

Antes de llegarse al ecuador de la carrera ya se produjo el primer encontronazo cuando Antonelli le quiso arrebatar la posición a Márquez por el interior y ambos se tocaron y perdieron posiciones, aunque el español se rehizo rápido y se metió nuevamente de lleno en la pelea.

Volvía a estar cuarto con Miller al frente, un resultado que no le valía para proclamarse campeón, pero entonces llegó Efrén Vázquez, que el año que viene continuará en Moto3 con Honda y gracias a Honda, que lo quiere en sus filas, para ponerse al frente de la carrera, si bien Miller no se dejó apabullar y respondió rápidamente ante la situación para recuperar la cabeza de carrera. Según se fue acercando el final de la carrera la situación aumentó la tensión entre los pilotos y comenzaron a producirse constantes toques entre las motos que propiciaron un cambio casi continuo de posiciones

Circunstancias que aprovechó Isaac Viñales para tirar y abrir un hueco aunque tras los encontronazos en las dos últimas vueltas la situación se aclaró y Miller pudo alcanzar y superar al español, pero Álex Márquez también aguantó la presión de Danny Kent en esos momentos y con la tercera posición del podio confirmó su primer título mundial y también el primero de dos hermanos en toda la historia del campeonato del mundo de motociclismo.