Público
Público

Higuaín se enfrenta a la reválida de Europa

El delantero, en su mejor momento, vuelve a la Liga de Campeones, donde sólo ha marcado cuatro goles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Higuaín es un goleador. Vive de su fortuna de cara a puerta y las cosas no le han ido mal así. Temporada tras temporada ha vencido las dudas con celebraciones y fuegos artificiales. En sus cinco años y medio vestido de blanco ha jugado 134 partidos ligueros y ha marcado la nada desdeñable cifra de 77 tantos. Cada 114 minutos de juego en Liga el argentino mete un gol. Ahora las cosas le van mejor aún, en sus últimos dos encuentros ha marcado tres goles. Está de dulce.

La cosa cambia cuando cruza los Pirineos. Su facilidad cara al gol en España desaparece en la Liga de Campeones, una competición en la que sólo ha marcado cuatro goles en su carrera, todos ellos en la fase de grupos. Ha jugado en total 24 partidos y 1.616 minutos. Es decir, su promedio goleador es de un tanto cada más de siete partidos. A Higuaín aún le queda mucho por demostrar en la gran competición europea.

Mañana contra el Olym-pique de Lyon pasará una nueva reválida continental. No es, ni mucho menos, la primera vez que se encuentra con los franceses, un clásico en el calendario blanco. Nunca les ha marcado un tanto. De hecho, hasta que el año pasado el Madrid eliminó a los galos en octavos de final, los de Aulas eran una de las grandes bestias negras de los blancos. Es más, hasta que no marcó Benzema la temporada pasada, nunca había conseguido un gol en Gerland.

Benzema, que compite con Higuaín por un puesto en el equipo de Mourinho, es diametralmente opuesto al argentino. A él la Liga de Campeones se le da mejor que la Liga. Con el Madrid ha jugado en Europa 15 partidos y ha marcado ocho tantos, mientras que en el campeonato nacional ha conseguido 26 goles en 65 encuentros, una efectividad bastante por debajo de la de Higuaín. Y al Olympique le ha marcado tres goles.

El Lyon mañana será de nuevo la amenaza. Después de la victoria de la temporada pasada, los blancos ya no tienen motivos para obsesionarse con los franceses, aunque sigan siendo un equipo puntero y el gran rival de los de Mourinho para conseguir el liderato en el grupo.