Público
Público

La historia salva al Madrid

Falto de fútbol por la ausencia de Xabi Alonso y con un jugador menos por la expulsión de Carvalho en el minuto 65, el equipo de Mourinho logra una victoria gracias a un gol de Di María

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un jugador menos, con cara de velocidad porque sentía que se les escapaba media Liga, el Madrid se miró en su historia para seguir de cerca la nuca del Barça. Un partido al límite, con pocos argumentos fútbolísticos para encontrar la victoria. Sólo le quedaba el escudo para alcanzar la victoria. La leyenda un club que niega la derrota cuando más se le anticipa. Saltó ese chispazo que activa al Madrid y al madridismo con la dudosa expulsión de Carvalho. Una amarilla por un choque de cabezas con Negredo.

La decisión de Clos convirtió al Madrid en un equipo incontrolable y al Bernabéu en un hervidero. Los condicionantes que han propiciado tantas noches como las de hoy. El que culminó la épica fue Di María, que le van al pelo estas situaciones. A su fútbol y a su perfil. Tiene el molde los inagotables y le va la ida y vuelta. En ese carrusel cazó un rechace tras un disparo de Granero que vino rebotado de una mano de un defensor del Sevilla. En el pico del área pequeña, Di María hizo bailar como una peonza a Palop y embocó el balón apenas sin ángulo.

Hasta la expulsión, el partido había sido un bodrio. No hay nada peor que dos entrenadores apostando por ganar desde las posiciones y el músculo. Que imbuidos de la visión previa de lo que puede suceder reduzcan el fútbol a la pizarra porque intuyen que sus equipos, con Lass, Khedira y Zokora en el corazón del juego, tiene poco que pensar y fabricar.

La expulsión del central portugués originó el clima de tantas remontadas

El juego reducido a tres toques como mucho y siempre en línea recta. O a conducciones viriles de Lass o de Khedira, o pases largos de Pepe. Para qué más. Si el recambio natural de Xabi Alonso es Lass el Madrid tiene un grave problema grave. Lass es un gran pasador en largo con tres segundos para controlar levantar la cabeza y armar la pierna. Apurado o con pocos compañeros libres a la vista es plano, planísimo.

Las urgencias mandan y el Madrid y el Sevilla tienen demasiadas como para respetar paladares. El Sevilla hasta hace poco tenía una idea. Ahora sólo tiene necesidades Lo mismo sucede con el Madrid. Desde el 5-0 del Camp Nou Mourinho sólo quiere puntos para que no se le pinche el globo antes de tiempo.

Los dos técnicos se olvidaron del balón y prescindieron de la pausa 

El partido pintaba a batalla táctica y a la demolición o al error ajeno como único camino a la victoria. La hierba plagada de futbolistas enajenados, desposeídos de sus virtudes en pos de un orden táctico. El planteamiento inicial de Manzano y Mourinho fue el recurso de los que no confían en el balón. Y lo que es peor de los que no se fían de lo que son capaces de hacer sus mejores futbolistas con el cuero. Los dos entrenadores se olvidaron de la pelota. La quisieron poco desde el momento que ordenaron prescindir de la pausa con esos onces comandados por cuatro picapededreros.

La gran cantidad de fueras de juego que hubo que se señalaron no fueron más que la consecuencia de ese fútbol al límite de velocidad. Sin un pase atrás demás para volver a empezar las jugadas, que es lo que suele demandar la falta de espacios. Pero el Madrid sólo está adiestrado para romper defensas sólidas con mucha hierba por recorrer. Sus mejores ocasiones en la primera parte fueron los lanzamientos lejanos de Cristiano que hicieron flambear las piernas de Palop. El Sevilla quiso estirarse en el segundo tiempo. Negredo tuvo el partido en sus botas, pero falló. Luego, sucumbió a la historia del Madrid.

1 - Real Madrid: Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho, Arbeloa; Lass, Khedira (Granero, m. 60); Di María, Özil (Albiol, m. 78), Cristiano; y Benzema (Pedro León, m. 60)

0 - Sevilla: Palop; Dabo, Cáceres, Escudé, Navarro; Konko (Acosta, m. 78), Zokora (Capel, m. 84), Romaric, Capel (Alfaro, m. 84); Negredo y Luis Fabiano.

Goles: 1-0. M. 80. Di María recoge cerca del `pico del área pequeña un rechace tras un disparo a Granero y tras recortar dos veces

Árbitro: Clos. Expulsó a Carvalho (m. 63) por doble amarilla y a Dabo (m. 90) por roja directa por una patada sin balón a Di María. Mostró tarjeta amarilla a Di María, Lass, Pepe, Casillas, Zokora,Özi, Cáceres, Pedro León, Ramos

Santiago Bernabéu: 65. 000 espectadores.