Público
Público

El histórico tonteo de Italia

La campeona del mundo inicia la defensa del título en Suráfrica con un empate gris ante Paraguay

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La hermandad de la sotana azul obedece en cada gran competición el mismo libro de reglas. Mide con precisión los tiempos. Gatea por las primeras fases hasta llegar después al puro galope a los partidos del todo o nada. Italia, la campeona del mundo, comenzó ayer el Mundial de Suráfrica con idéntico discurso: puntito sufrido ante Paraguay.

La selección de Marcelo Lippi se presenta en Suráfrica con 23 lámparas y ningún farol. En el país de la bota se han quedado algunos de los mejores prestidigitadores del calcio por la decisión de su seleccionador. Cassano y Totti están fuera. Pirlo, para colmo, aparece en cuarentena por su estado físico.

Ante esto, los azzurri se han presentado en esta cita de puntillas. Casi nadie habla de la posibilidad de los transalpinos de repetir el éxito de Alemania 2006. El desfile ante la selección guaraní refuerza ese anonimato, aunque habría que ser un osado para tacharlos en el primer revés. Conocen al dedillo este paisaje.

El arranque del encuentro resultó esperanzador. Línea de presión adelantada, campo ancho. Una Italia de lo más desitalianiazada. De Rossi arrastró al equipo hasta el área de Villar con fuerza. Fue el peor momento de los paraguayos. Salió más acongojado por la reputación de lo que tenía delante que por lo que en realidad contemplaba. El empujón del centrocampista de la Roma se detuvo a los veinte minutos. Su acompañante, Montolivo, parece más un gladiador que un elegante patricio. Lo suyo es más el corte que la entrega.

La falta de imaginación italiana envalentonó a los rojiblancos. Sin perder la compostura, al menos tocó y tocó hasta encuadrar a Buffon en un primer plano. Paraguay lleva años en la misma idea. Leñadores atrás, estilo Ayala o Gamarra, y currantes. A partir de un estricto rigor defensivo le mete el freno a los partidos.

En sus últimos mundiales sus hombres de atrás han sido los que han salido con mejor cartel. En esta ocasión le toca el turno a Alcaraz. Raspó con la cabeza dos centros con mucha picardía. Al otro lado del campo se fabricó un remate de lo más barroco también por arriba para superar a Buffon.

Fue la última aparición del portero italiano en el partido. Al descanso fue sustituido por lesión en el ciático. Es la primera vez en la historia de los Mundiales que los azzurri cambian a su portero en el transcurso de un encuentro. Los campeones del mundo pintaron también de gris el inicio del segundo tiempo. De Rossi se encontró con el empate en el error, otro más de un guardameta, de Villar en la portería.

De lo que puede rascar Lippi del banquillo parece que Di Natale es el jugador que puede variar el discurso. Su salida coincidió con una Italia más atrevida. Sin demasiadas ocasiones claras se plantó ante la portería paraguaya.

Italia: Buffon (Marchetti, m. 46); Zambrotta, Cannavaro, Chiellini, Criscito; De Rossi,Montolivo, Marchisio (Camoranesi, m.58); Iaquinta, Pepe y Gilardino (Di Natale, m. 72).

Paraguay: Villar; Bonet,Da Silva, Alcaraz, Morel; Torres (Santana, m.59), Cáceres, Vera, Riveros; Lucas Barrios (Cardozo, m. 75) y Valdez (Santa Cruz, m. 68).

Goles: 1-0. M. 38. Falta que saca Torres y Alcaraz remata de cabeza superando a Cannavaro. 1-1. M. 62. De Rossi remata un córner después de una muy mala salida de Villar.

Árbitro: Archudia (México). Amonestó a Camoranesi y Cáceres

Cape Town Stadium: (Ciudad del Cabo). 40.000 espectadores. Partido correspondiente al Grupo F.