Público
Público

El hombre de Ginés

El representante de Juande Ramos es el de Raúl y Salgado, un punto a favor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Antes de ser destituido y tener que poner fin a su paso fugaz por el Espanyol, Juande Ramos ya le había propuesto a sus colaboradores el abandono del barco. Se había negado en una gira por Qatar a desplazarse fuera de Dubai para disputar un amistoso por el que un jeque caprichoso pagaba una morterada de petrodólares.

Tampoco le importó abandonar el Barça B porque se sentía ninguneado. A mediados de los noventa y, después de haber ascendido a Primera al Logroñés, que no era favorito, el Barça le fichó porque veía en él al entrenador con más progresión. Ha pasado una década de aquello y, pese a su reciente salida por la puerta de atrás del Tottenham, está entre los entrenadores más cotizados del fútbol europeo.

A las pocas horas de dejar Londres, al despacho de Ginés Carvajal, su representante, ya llegaron ofertas. Aún le da réditos el excepcional trabajo que hizo en el Sevilla, al que colocó como el mejor club del mundo durante un año, según la IHFFS. Pero llegar de parte de Carvajal es su principal carta de presentación. Su apoderado también asesora a Raúl, Salgado y, hasta hace poco, a Casillas. Así que su llegada sería bendecida por el núcleo duro de la caseta, dividida entre holandeses, veteranos de vuelta y clase media.

A diferencia de Portugal, su elección también contemplaría el futuro. Esto supondría admitir sus reglas de juego. A los jugadores del Tottenham los puso a régimen por considerar que estaban gordos para desarrollar el fútbol de ida y vuelta que pregona. En el Málaga, al goleador Salva, en una de sus mejores temporadas, le dedicó un rapapolvo en presencia de los aficionados. Consideraba que no se entrenaba al ritmo de sus compañeros y que ser la estrella no le concedía privilegios.

Como analista empedernido, es frío ante un partido, pero le gusta el fútbol caliente: velocidad y bandas. Lo que no tiene el Madrid.