Publicado: 09.06.2014 16:56 |Actualizado: 09.06.2014 16:56

La huelga de metro lleva el caos a Sao Paulo a tres días del Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras cinco días de huelga y tensión, los trabajadores del metro de la ciudad brasileña de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, decidieron la madrugada de este martes suspender hasta mañana miércoles los paros en el metro que habían sumido en el caos a al ciudad  a dos días el partido inaugural del Mundial de fútbol.

Tras las amenazas del Gobierno regional y el despido de 42 trabajadores, el sindicato que representa a los trabajadores decidió suspender la huelga hasta el miércoles ante la falta de acuerdo. Mañana se celebrará una nueva asamblea para discutir el futuro de las protestas. De esta forma, está previsto que los empleados vuelvan a sus puestos de trabajo, pero el sindicato afirma que existe la posibilidad de retomar la huelga el jueves 12 de junio, fecha del partido inaugural en el Arena Corinthians de Sao Paulo entre Brasil y Croacia.

Los huelguistas habían desafiado una orden judicial para reanudar el servicio y generando caos en la mayor ciudad de Brasil a sólo días del inicio del Mundial. La huelga ha tenido episodios violentos: los antidisturbios usaron gases lacrimógenos para dispersar una manifestación delante de una estación de metro en el sudeste de Sao Paulo. Los huelguistas quemaron basura para protestar por la detención de varios líderes sindicales, aunque no se informó de heridos.

La huelga del metro es parte de una ola de protestas previas al Mundial que empieza el jueves, percibido por muchos en Brasil como un derroche de dinero que el país necesita para mejorar servicios públicos como la educación, la salud y el transporte.

El metro es el principal medio de transporte para acceder al estadio Arena Corinthians y las autoridades calculan que será utilizado por unos 50.000 aficionados que tienen entradas para el partido del jueves entre Brasil y Croacia.  

"El Mundial no es una excusa para nosotros", dijo a Reuters el líder del sindicato de empleados de metro, Paulo Pasin, en el lugar de las protestas. "Queremos reabrir las negociaciones", añadió.

Los trabajadores piden un aumento salarial equivalente a casi el doble de la inflación anual, aunque el gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, respondió con el despido de decenas de empleados del metro por desobedecer una orden judicial que declaró la huelga ilegal. "Estamos emitiendo más o menos seis decenas de despidos por causa justa", aseguró el secretario de Transportes de Sao Paulo, Jurandir Fernandes, a la radio Jovem Pan.

La huelga deja a más de cuatro millones de personas sin transporte, aumentando el número de automóviles en las calles y provocando atascos récord en esta congestionada ciudad de más de 20 millones de habitantes.

"Todo esto está volviendo mi vida un infierno", confesó Djalma Melo, un auxiliar de oficina, parado frente a la estación donde la policía dispersó a los manifestantes con gas lacrimógeno.

Además, la huelga crea un problema de imagen para la mayor economía de América Latina en vísperas del Mundial que comienza el jueves en Sao Paulo con un partido entre Brasil y Croacia. Los trabajadores se reunirán este lunes para discutir si extienden la medida.

El metro es el principal medio de transporte para acceder al estadio Arena Corinthians y las autoridades calculan que será utilizado por unos 50.000 aficionados que tienen entradas para el partido del jueves entre Brasil y Croacia.  


http://www.quoners.es/debate/crees-que-la-desafeccion-ciudadana-con-el-mundial-va-a-hacer-fracasar-el-campeonato-en-brasil