Público
Público

Las huellas del camarada

Hugo Chávez felicita a Maradona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Leo es feliz con la pelota y si él es feliz todos somos felices viéndole jugar'. Maradona no ha diseñado una sofisticada circulación de balón como la del Barça para que Messi sea Messi. Pero sí le ha puesto sobre sus propias huellas, las mismas que él dejó en México 86. Eso le valió para lograr la victoria ante Nigeria. Incluso para que Hugo Chávez le felicitara en Twitter: 'Oye, qué bien jugó Argentina. Pudieron ser hasta cinco goles. Felicidades camarada Maradona'

Messi merodeó por zonas parecidas desde la que Maradona parió aquel eslalon glorioso ante Inglaterra. Le hizo jugar justo delante de la línea de cuatro centrocampistas de Nigeria. Por eso tuvo la oportunidad de protagonizar tantas arrancadas que reventaron a los nigerianos. Tévez e Higuaín lo comprendieron a la perfección. Cada vez que Messi aceleraba con la pelota pegada al pie, ellos se cruzaban con movimientos de arrastre para limpiarle el camino. 'Me estoy acostumbrando a jugar con Leo, pero quedó en claro que es un jugador que puede dejarte mano a mano con el arquero', cuenta Higuaín.

Maradona le ha dicho a Messi que una vez que reciba es libre para hacer lo que mejor sabe. Ha ejecutado una deducción muy práctica. Si la velocidad y el dribbling son sus mejores armas, quiere que se mueva por todos los rincones que le permitan recibir cómodo y acelerar. Cada vez que le llegó el balón, Argentina empezó y acabó en Messi.

'Me divertí, me sentí con mucha libertad. Tuve contacto con la pelota y era lo que necesitaba', analizó el diez, que hasta el sábado nunca se había notado tan importante con Argentina: 'Me sentí como en el Barça, con los medios muy cerca, y yo arrancando desde atrás. '. Messi reclama el balón y Maradona se lo ha entregado. 'Dependo de que los centrocampistas me traigan la pelota, ante Nigeria lo pudieron hacer y por eso lo pude aprovechar', afirmó ayer La Pulga.

Más que un táctico, Maradona es un entrenador que proyecta sus experiencias sobre el campo. Se siente revivir en Messi, sabe que tiene el Mundial en sus botas como lo tuvo él. 'Es uno más del grupo. Es muy cercano al jugador, está siempre encima nuestro, el fue jugador y sabe lo que nos pasa a nosotros. Nos da mucha confianza', explica Messi sobre su técnico.

Igual que Maradona ve en Messi a su alter ego, traslada a otras partes del campo lo que condujo a él y a Bilardo a la victoria en el 86. Quiere que Verón sea el escudero de Messi como Burruchaga lo fue de él en la cita mexicana. O que Jonás haga de carrilero por la derecha como hacía Olarticochea por la izquierda en la pizarra de Bilardo. El Maradona entrenador busca en su pasado y entre el humo de los puros de Fidel recuperar la gloria mundialista.