Público
Público

A hurtadillas en Manchester

El portero madrileño estuvo en el Hospital Bridgewater para ser sometido a las pruebas médicas antes de su fichaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La imagen quedará como una de las más esperpénticas del verano. Entre la puerta de entrada de la clínica Bridge-water de Manchester y un coche negro aparcado justo delante, dos tipos sostienen y estiran una gran sábana blanca, cada uno desde una esquina, como si fueran a hacer la cama. Pero no, el objetivo era tapar la llegada de De Gea, aún portero del Atlético, al hospital donde llegó ayer para pasar reconocimiento médico con el United, club en el que ingresará próximamente. No lo consiguieron, porque en el pequeño tramo que separaba la sábana de la puerta de entrada el portero se descubrió y un fotógrafo del Daily Mail captó la instantánea.

Aunque Ferguson dio a entender hace un mes que el guardameta jugaría pronto en el Manchester y el propio club inglés reprodujo sus declaraciones en su web, el jugador ha venido negando por activa y por pasiva el acuerdo con la entidad inglesa. 'Ferguson puede decir lo que quiera, yo decidiré mi futuro el 30 de junio', llegó a afirmar antes del Europeo sub-21.

El acuerdo hace tiempo que es total entre jugador y clubes. El precio de traspaso lo fija la cláusula de rescisión, 20 millones de euros. Eso es los que abonará el Manchester al Atlético. Según Onda Cero, que adelantó la noticia en abril, la ocultación de De Gea con respecto a su contratación por el United se debe a que ha decidido prescindir de su actual agencia de representación, U1st, para que sea el popular Jorge Mendes quien gestione sus asuntos. Ha sido el portugués y no dicha empresa quien ya ha mediado con el United, pese a que De Gea tiene contrato en vigor con U1st. Habrá lío por quién se lleva las pertinentes comisiones.

Pese a los embustes de su oratoria, ese contundente 'tranquilos, me voy a quedar en el Atlético' que soltó en noviembre, la marcha de De Gea era asumida por la afición. Deja el Atlético dos temporadas después de debutar. Segurísimo y frío, el meta fue decisivo en los dos títulos del curso pasado. Y hasta Del Bosque casi rompe con él su veto rojiblanco en la selección, pero finalmente se decantó por Valdés para el Mundial. Esta campaña el meta ha flojeado.