Publicado: 10.03.2016 10:44 |Actualizado: 10.03.2016 10:44

Ibrahimovic silencia Stamford Bridge

El gol del delantero sueco y la lesión de Diego Costa, claves en la clasificación del PSG para los cuartos de final de la Champions (1-2). Nueva decepción del Chelsea. El Benfica también tras ganar en San Petersburgo al Zenit (1-2).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Ibrahimovic celebra el gol de la victoria del PSG contra el Chelsea. /REUTERS

Ibrahimovic celebra el gol de la victoria del PSG contra el Chelsea. /REUTERS

MADRID.-  El París Saint-Germain ha conquistado Stamford Bridge (1-2) de la mano de un Zlatan Ibrahimovic decisivo, que participó en los dos goles que certificaron el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones, a pesar de que el Chelsea tuvo sus opciones de darle la vuelta al marcador hasta la inoportuna lesión de Diego Costa.

Una de las pugnas de más nivel en los octavos presentó un comienzo a toda velocidad por parte de ambas arcas, que salieron lanzadas en busca del gol que rompiera la igualdad inicial. Cuando ni siquiera la totalidad del público había tenido tiempo de colocarse en sus asientos, el partido ya dispuso de unos minutos de locura plagados de ocasiones en las dos áreas, con gol anulado incluido a los parisinos por claro fuera de juego de Zlatan Ibrahimovic.



El correcalles inicial se decantó finalmente del lado del Paris Saint-Germain, que ganó terreno sobre el césped de Stamford Bridge, viendo recompensado su asedio con un tanto que les hizo dar un paso de gigante en el camino a cuartos. Rabiot, tras un detallazo de Ibrahimovic para dar la asistencia, fue el hombre que amplió la brecha en la eliminatoria, aunque, para ese momento, el Chelsea no había dado su brazo a torcer.

Tras un tramo delicado, los de Guus Hiddink sacaron fuerzas de flaqueza, echándose inmediatamente al ataque de nuevo, especialmente necesitados del olfato goleador de sus atacantes este miércoles.

El duelo se tornó polifacético durante los 90 minutos y el asedio parisino pasó a un claro dominio local, que se vio correspondido con el 1-1, nacido de las botas de Diego Costa. Los londinenses se empecinaron en alargar su vida en Europa y se metieron de cabeza en la lucha por los cuartos gracias a una gran maniobra del delantero internacional español en el área, a un sólo tanto de enviar la eliminatoria a la prórroga.

La clasificación aún estuvo por decidirse con claridad a falta de toda una parte por disputarse, después de que el PSG saboreara el pase de ronda por instantes. Diego Costa se convirtió en un serio rompecabezas para David Luiz y Thiago Silva, echándose a sus espaldas la responsabilidad del gol con Willian como principal escudero.

La lesión de Costa hunde al Chelsea

El Chelsea insistió en igualar por completo la eliminatoria y gozó de opciones para hacerlo, aunque sufrió un duro estacazo que complicó la remontada. Costa, referente ofensivo del equipo al que estaban buscando todas las internadas 'blues', tuvo que retirarse lesionado precisamente en el mejor momento que atravesaban los suyos.

A partir de ahí, los contratiempos se sucedieron para los vigentes campeones de la Premier League. Pocos minutos más tarde, una muy buena jugada gala por la banda izquierda plantó a Di María en línea de fondo, que puso un balón a placer para que Ibrahimovic dejara helado el estadio al materializar el segundo para los suyos.

Para tranquilidad de los aficionados de la capital francesa, el 1-2 sentenció el partido de vuelta y desvaneció las esperanzas del conjunto 'blue' en el torneo continental, una de sus grandes bazas en la temporada, ya que el club deambula por la zona media de la clasificación liguera.

Para más inri, a la desgracia londinense se sumó también la lesión de otra de las estrellas de la plantilla, Eden Hazard, esfumándose por completo las posibilidades locales. El Chelsea, eliminado también de la 'Champions', se llevó una nueva decepción, muy lejos del nivel de la pasada campaña, y mantiene únicamente opciones de levantar algún título en la FA Cup, que también supondría la clasificación directa a la Europa League.

Por otro lado, el PSG continúa mostrándose como un rival serio a tener en cuenta en la competición, centrado ya casi totalmente en levantar su primera 'orejona'. Con la Ligue 1 tremendamente encarrilada con una distancia abismal respecto al segundo, los parisinos este año son unos serios aspirantes en la Liga de Campeones.

El Benfica vuelve a la élite europea

Mientras, el Benfica estará entre los ocho mejores equipos del Viejo Continente tras eliminar al Zenit de San Petersburgo gracias a los goles de Nico Gaitán y Anderson Talisca (1-2), que dejaron sin efecto el tanto inicial conseguido por Hulk, la estrella local, en el partido de vuelta de octavos de final de la 'Champions League'.

Los pupilos de Rui Vitória, que ya ganaron en Lisboa (1-0), volvieron a imponerse al Zenit este miércoles en el tramo final del partido. Si en la ida fue Jonas quien dio ventaja, esta vez fue obra de Nico Gaitán, con un cabezazo, y también otro gol de Talisca, que cerró el triunfo cuando el árbitro iba a indicar el final.

La victoria fue un premio al aguante de los lusos, otrora campeones de Europa, en un partido que destacó por la impaciencia de su rival. Kokorin tuvo el 1-0 en el ecuador de la primera mitad y Hulk, en un cabezazo, también estuvo cerca de abrir el marcador, pero ambas escuadras enfilaron el túnel de vestuarios sin cambios en el luminoso.

En la segunda mitad, con las cartas sobre la mesa, Zhirkov sirvió en bandeja el primer tanto de la tarde. Hulk, con la testa, no falló tras la salida de Ederson y obligó a los portugueses a cambiar su propuesta. De no haber habido gol, el duelo se hubiese ido a la prórroga.

Pero no hizo falta. A cinco minutos del final, un violento disparo de Raúl Jiménez, el ex delantero del Atlético de Madrid, no pudo detenerlo Lodygin y el rechazo lo aprovechó Gaitán a la perfección. En el último instante, y ya con el Zenit volcado en campo contrario, Talisca puso la puntilla y otorgó un importante triunfo, con billete incluido a cuartos, para el Benfica.