Público
Público

Illana da un salto de calidad

Primera medalla en saltos desde 2004. Opciones de podio mañana para Villaécija, Belmonte, Peris y Da Rocha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La natación española se diversifica. Después de los cuatro metales obtenidos en sincronizada y el casi bronce de Marga Domínguez en 25 kilómetros, sólo faltaban los saltos para redondear el botín de España en Budapest. Javier Illana acabó con una sequía de seis años en las disciplinas de saltos. El saltador de Leganés se colgó la medalla de bronce en la final de trampolín de un metro.

El madrileño protagonizó una progresión espectacular en la sesión vespertina. Se había clasificado para la final con la undécima mejor nota, un resultado que no invitaba a soñar con el podio. Sin embargo, durante los últimos días se había extendido un rumor en el equipo español. 'Illana está haciendo saltos increíbles', comentaban los nadadores.

El madrileño termina con una sequía que duró seis años

Ya en la final, el saltador del club Canoe mejoró la ejecución de sus saltos y logró la primera medalla de su carrera al obtener una puntuación de 414,35. Illana obtiene la novena presea española en saltos en la historia de los Europeos. Sólo le superaron el ucraniano Illya Kvasha (433,90) y el alemán Patrick Hausding (430,25).

La medalla de Illana adquiere un valor superior, ya que esta disciplina no es su especialidad. El saltador que prepara Manuel Gandarias aspira a lograr su mejor resultado el viernes en la final de trampolín de tres metros. En esta especialidad fue séptimo en los Mundiales de Roma 2009.

'Por la mañana iba nervioso, pero por la tarde he saltado con cabeza', dijo Illana

Illana declaró tras ganar el bronce que había ido 'con cabeza y sin arriesgar', al contrario de lo que hizo por la mañana. 'La verdad es que sí esperaba la medalla. Podía haber optado al oro o a la plata, pero, tal y como han ido las cosas, esta mañana iba un poco nervioso', reconoció el saltador. 'La final del viernes no va a ser fácil confiesa el medallista pues habrá gente nueva, pero espero ganar otra medalla. Aunque no hubiera ganado este bronce, también iría a muerte', aseguró.

Donde no hubo metales fue en la natación en línea. Ni siquiera hubo participación española en las finales. Mañana sí habrá finalistas y posibilidades de subir al podio. España dispone de una cuádruple opción: Erika Villaécija nadará los 800 libre, una final de nivel altísimo, con la británica Adlington y la italiana Pellegrini como máximas rivales. En 100 espalda, tanto Mercedes Peris como Duane Da Rocha están capacitadas para lograr medalla en una prueba muy igualada. Por último, la siempre imprevisible Mireia Belmonte nada la final de 200 estilos. Sólo la francesa Muffat es inalcanzable.