Público
Público

"Es imposible ganar en este campo"

Mourinho dice que este fue el primer comentario que escuchó en el vestuario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin querer entrar directamente en polémicas, Mourinho comentó en rueda de prensa que el primer comentario que había escuchado al entrar en el vestuario de su equipo fue que 'en este campo es imposible ganar'. Repreguntado por si se refería al arbitraje, el técnico del Real Madrid volvió a evitar cualquier tipo de polémica. 'Ya jugué aquí con el Chelsea, con el Inter, con el Madrid en Champions. Esta es una situación conocida para mí', se limitó a añadir al respecto.

No hay jugador en el Barcelona al que le gusten más los focos que a Alves, que ayer acudió al Camp Nou dispuesto a discutirle el protagonismo al mismísimo Cristiano. Con los flashes centrados en Messi y el portugués, logró un gol extraordinario el brasileño. Un tanto que hubiese podido sentenciar al Madrid porque llegó justo antes del descanso. Una volea embocada con el empeine, imparable para Casillas -'de esas que van para dentro', convino en el entreacto Zubizarreta-, un golazo que pilló a Mourninho camino ya de la caseta. Pero el Madrid es el Madrid, y a pesar del batacazo, se sobrepuso en el segundo tiempo y a punto estuvo incluso de remontar la eliminatoria.

Maldijo el conjunto visitante la fortuna del local, porque con sólo dos disparos entre los tres palos el Barça hizo dos goles. Los blancos, en cambio, disputaron su mejor partido ante el equipo de Guardiola, discutiéndole el balón. Un encuentro al nivel de la vuelta de la Supercopa.

A diferencia de la ida, esta vez Pinto cerró la piernas ante Cristiano y abortó un gol tempranero que, de entrar, probablemente hubiese virado el panorama de la eliminatoria. El astro del Madrid dejó su huella en el Camp Nou con un gol fabuloso, en la segunda parte, a pase de Özil. Además el portugués mostró su habitual pundonor y orgullo.

El Barça, nervioso y apabullado por el Madrid durante muchos minutos, terminó el duelo pidiendo la hora y achicando agua en el área pequeña, donde el colegiado castigó a Sergio Ramos con una falta cuando el sevillano ya cantaba su propio gol. El zaguero del Madrid derribó a Alves en la acción, una jugada ensayada del equipo blanco que también conocía el Barcelona.

La peor noticia del encuentro fue la lesión de Iniesta, que tuvo que abandonar el duelo disputado apenas media hora de partido.

Presionado por Arbeloa, recibió Iniesta un golpe del zaguero y en el acto cayó lesionado. Intentó seguir el manchego, pero pronto se dio cuenta de que se había lastimado. El de Fuentealbilla mostró un gesto nervioso -se tocaba el brazo como si expulsara pedacitos de césped- mientras se confesaba con el doctor. Experto en estos lances, Iniesta detectó al instante que se había roto. Sufre el volante una rotura de fibras en la parte posterior del muslo de la pierna izquierda, justo donde se lesionó antes de las vacaciones navideñas. De momento, parece una lesión pequeña.