Público
Público

El independentismo catalán quiere exhibirse en el Camp Nou

La ANC y grupos de aficionados quieren llenar el estadio del Barça de esteladas para aprovechar el tremendo tirón mediático del clásico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entidades y asociaciones vinculadas al independentismo catalán quieren hacer del partido de este domingo entre F.C. Barcelona y Real Madrid un símbolo del soberanismo. Desde el pasado 11 de septiembre, día de la histórica manifestación independentista en Barcelona si hay un tema que llena las conversaciones en oficinas, casas, terrazas y calles es el futuro de Catalunya, tanto por parte de los que están a favor de un estado catalán independiente, como de los que no. Fruto de este runrún que se nota en el sentir de la calle, los dos últimos partidos del Barça en el Camp Nou (contra el Spartak de Moscú y el Granada) han sido escenario de cánticos independentistas seguidos por buena parte del estadio. Pero el partido contra el Madrid, que siempre es especial, tendrá todavía más carga política.

El propio F.C. Barcelona ha propuesto un enorme tifo con los colores de la bandera catalana, en toda una declaración de intenciones. El campo se llenará con 98.000 cartulinas amarillas y rojas que al desplegarse crearán una grada totalmente cuatribarrada en la que solo se leerá una palabra, 'Barça!'. El club ha explicado que las cartulinas se levantarán cuando los jugadores de ambos equipos salten al campo. El momento político que se vive en Catalunya ha hecho que la entidad abandone por la senyera los colores del club en el mosaico de recibimiento a los jugadores. En otras ocasiones los colores blaugranas y de la bandera de las cuatro barras habían compartido protagonismo.

El capitán del equipo azulgrana, Xavi Hernández, ha defendido en rueda de prensa la opción elegida por el club diciendo que le parece 'fenomenal, porque el Barça representa Catalunya y es un tema lógico y normal'. Xavi, además, ha asegurado que aunque el equipo se aísla de lo extradeportivo los jugadores saben 'que estos días hay un tema político importante del que todo el mundo está muy pendiente'.

Además de la apuesta del Barça otras entidades han llamado a hacer del partido del domingo una visibilización independentista. La Assemblea Nacional Catalana, convocante de la manifestación de la pasada Diada, ha pedido a quienes acudan al Camp Nou que aprovechen la ocasión para mostrar la bandera estelada, enseña independentista. La petición de la ANC se extiende, además, a todos los campos, estadios y pabellones catalanes, en todos los partidos de cualquier deporte que se jueguen durante este fin de semana. El llamamiento se hace bajo un lema parafraseado del himno del F.C. Barcelona, 'Tots els camps són un clam per la independència' ('Todos los campos son un clamor por la independencia').

Precisamente para hacer oír este clamor, la ANC ha propuesto que en el minuto 17 y 14 segundos el público asistente a los estadios coree el grito clásico del independentismo 'In-Inde-Independència'. La elección del momento para corear ese grito no es casual, porque 1714 es el año en el que la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe V dio origen a la Diada del 11 de septiembre, día en que se produjo esa derrota, y que, a la postre, supondría, como ya había pasado en Aragón y Valencia, la aplicación de los Decretos de Nueva Planta que abolían las instituciones propias de los territorios de la Corona de Aragón. También en ese minuto, en la primera y segunda parte, un evento de Facebook creado por varios particulares (https://www.facebook.com/events/472446276111055/) hace un llamamiento a que los aficionados canten 'Els Segadors', el himno de Catalunya.

Desde la grada, el grupo de animación culé Fanátics Barça, que aglutina a varios grupos de jóvenes barcelonistas también ha propuesto un Barça-Madrid independentista. Mediante un vídeo que repasa momentos en el que el club azulgrana ha sido 'atacado' piden a 'todas y todos los aficionados' que lleven la bandera estelada al estadio 'porque ara más que nunca dos banderas nos hermanan'.

Todo indica, pues, que el Barça-Madrid de este fin de semana, tendrá, además del espectáculo deportivo un claro color político. El soberanismo catalán quiere aprovechar el enorme tirón mediático de un partido seguido por millones de personas en todo el mundo para mostrar sus reivindicaciones.