Público
Público

El ingeniero que la armó con el Real Unión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Otro ingeniero se cruza en el futuro del Madrid. Iñaki Alonso (Durango, Vizcaya, 1968), técnico del Murcia, volverá a medirse desde la modestia del fútbol austero a una pléyade de figuras. Cuenta con la experiencia en el paladar de haber eliminado ya a los blancos, 'una sensación indescriptible', una 'felicidad' que aún le 'desborda'.

Todo sucedió casi dos años atrás, en noviembre de 2008, con Schuster en el otro banco. Su equipo, el Real Unión, llegaba al Bernabéu con ventaja (3-2) de la ida; el Madrid ganaba 4-2 en la vuelta, pero, casi sobre la hora, un gol de Eneko Romo dio la campanada. 'No es fácil eliminar a doble partido a un rival tan grande. Me llena de orgullo, pocos son capaces de lograrlo'.

Dos campañas después, vuelve a retar a los madridistas dirigiendo al Murcia, un club que se ha visto en los infiernos de Segunda B en apenas tres temporadas. 'Todo aquello me colocó en el mapa, porque no fui futbolista de élite y así cuesta más llegar', resume Alonso. 'Era entonces una situación distinta', añade. 'Schuster estaba cuestionado y aquel equipo era menos fiable y más irregular. Ahora es más competitivo, se le ve que comienza a coger una velocidad de crucero a base de confianza y resultados. La exigencia del Madrid será mayor que entonces'.

Su libro de estilo como entrenador se sigue sosteniendo, pero a cambio de aparcar por primera vez su otra faceta laboral. Hasta llegar a Murcia, Alonso compaginaba su trabajo de banquillo con su función de ingeniero industrial en una empresa. 'Quizás pueda parecer que son dos campos con difícil relación, pero no es así. Ambas cosas me dan método y rigor, una manera de trabajar que asumo'.

La tranquilidad asoma en sus expresiones cuando admite asistir a la eliminatoria con los deberes hechos: 'Nosotros ya hemos cumplido eliminando a Puertollano, Oviedo y Sant Andreu. Lo de ahora es un premio para la afición, para el club y para los jugadores. Yo ya he pasado por esa experiencia y sé lo que va a sentir la mayor parte de mi plantilla'.

'Y que nadie piense que no vamos a competir', añade. 'Aunque las dificultades son enormes, lo vamos a intentar. Sabemos que nuestros objetivos están en nuestra liga, pero la magia del fútbol tiene estas cosas, que siempre te da posibilidades, aunque remotas. A ellas nos aferramos'.

La experiencia de Irún le hace albergar sueños en los que se repite el mismo guión: 'Hablé con mis jugadores y ya saben que no debemos salir con miedo. De no ser así, casi mejor no jugar. Sabemos cómo es el rival, pero se trata de disfrutar e ir buscando posibles soluciones ante los mejores jugadores del mundo'.

El discurso que pronunciará hoy Alonso en el vestuario será semejante al de Irún: 'No debemos tener dudas de poder ganar, debemos creer en que podemos hacerlo. Convencernos es fundamental, porque el Madrid va a salir a por todas. No se puede permitir otro Alcorcón'.