Público
Público

"Intimida mucho jugar en esta selección"

Borja Valero, centrocampista de la selección y del Villarreal. Valora su premio a una gran temporada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Excitado por la posibilidad de convertirse en un habitual con la selección 'Sería la leche', dice, Borja Valero disfruta con España de un dulce final a una gran temporada. Como tantos, abandonó la cantera del Madrid y triunfó, en su caso como volante técnico de un Villarreal en alza. Jugó sus primeros minutos como internacional el sábado ante Estados Unidos.

¿Qué significa para usted ir convocado y haber debutado con la selección?

Un premio al buen año que ha hecho en conjunto el Villarreal. Y supongo que yo, con mi granito de arena, pues he aportado cosas. Toca disfrutar del premio y hacerlo lo mejor posible para que se repita más veces.

¿No intimida jugar al lado de los campeones del mundo y de Europa?

Sin duda, intimida mucho. Los jugadores de esta selección han sido campeones de Europa, del mundo, pero en sus clubes también han ganado muchas cosas. Ya no sólo defendemos un país, sino también un estilo de juego. Pero eso es una presión buena para el futbolista.

'Al Barça le va mejor que al Madrid, pero no sólo por la cantera'

Pero para usted debe ser una gozada encontrarse con jugadores de toque.

Sí, es como hablar el mismo lenguaje que otra persona. Practicamos un fútbol que me encanta, de combinación, toque, a partir del balón dominar el partido y crear ocasiones. ¡Un rondo con estos es magnífico! Se nota que hay una calidad increíble.

¿Le gustaría jugar en el Barça?

'El éxito del Barça hace que se valore más a quienes no tenemos un físico privilegiado'

Es un grandísimo equipo. ¿A quién no le gustaría jugar en uno de los mejores equipos del mundo? Además juega un fútbol muy bonito. Pero no pasa ni por mi imaginación.

En principio, así pues, ¿seguirá en el Villarreal?

En un 99% de posibilidades sí. Más que nada, porque me encantaría disfrutar de la Champions. Ya me gustó jugando un ratito con el Madrid, imagine disputar toda una fase con los mejores equipos de Europa. Se ha hablado de interés de equipos, además, pero nadie se ha puesto en contacto ni conmigo ni con el equipo.

¿Ha visto distancia en la concentración entre jugadores de Barça y Madrid ?

Estuve antes de los clásicos y el ambiente es exactamente el mismo, no creo que afecte para nada. Son profesionales y quieren lo mejor de sí mismos para la selección.

¿Existe una relación de amor y odio entre el Madrid y sus canteranos, que abandonan el club, luego regresan pero suelen triunfar más fuera?

Depende, ha habido muchos casos. Los hay que se han marchado y se han convertido en grandes futbolistas. De los que han vuelto, muchos ha sido para quedarse y otros no han tenido oportunidad. El Barça lo hace de una forma, apuesta y le sale bien. Y el Madrid de otra diferente: cede y luego repesca. Por los tiempos que corren, a uno le va mejor que a otro. Pero no creo que sólo sea por la cantera.

Su juego conecta más con el Barça que con el Madrid.

Depende, el Madrid tiene menos posesión contra un equipo como el Barça pero domina contra otros equipos. Pero sí, el Barça se asemeja más al fútbol que me gusta.

¿Por qué en poco tiempo se ha pasado a hablar tanto y tan bien de usted?

Hay dos cuestiones. La primera es mi paso por Inglaterra. Mi forma de entender el juego dio allí un vuelco radical. El canterano del Madrid es muy bueno con el balón, sí. Pero jugar en Inglaterra te da una intensidad, un luchar por cada balón especial. Conseguí cambiar mi identidad. Después, que el Barça y la selección hayan conseguido tantos títulos con jugadores de toque y sin físicos portentosos hace que se nos vea de otra forma a los que no tenemos un físico privilegiado.

El Villarreal hizo una nueva campaña, pero volvió a quedarse sin ganar un título. Ya va tocando...

Sabíamos que podíamos pasar a la final de la Liga Europa y por eso quedó un sabor raro. Lo demostramos en la primera parte ante el Oporto. Pero en 20 o 30 minutos el castillo de naipes se nos vino abajo y dejó la temporada un poco más marrón. Pero quedamos contentos por acabar en Champions y luchar en dos competiciones con una plantilla no muy amplia.

Representan a un país en crisis. ¿Son conscientes de ello en el césped?

Sí, sabemos que representamos a un país con muchos niveles sociales. Para la gente que lo está pasando mal es un bálsamo que la selección juegue y gane. Se olvida de sus problemas un rato.

Los hay que se han movilizado por la situación extrema. ¿Cómo se ve desde la burbuja del futbolista?

Intento involucrarme en política, me gusta tener opinión. Es bueno que se sienta que España también la tiene y que los políticos no se relajen. Aunque haya dos partidos que siempre acaben mandando, la gente tiene voz y voto y es bonito ver que se moviliza para intentar mejorar las cosas.