Publicado: 25.06.2014 08:31 |Actualizado: 25.06.2014 08:31

Irán sueña con alcanzar los octavos ante una desahuciada Bosnia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Arena Fonte Nova de Salvador puede acoger este martes (18.00 horas, Gol T) una de las sorpresas del Mundial. La selección de Irán está a un paso de alcanzar primera vez en su historia los octavos de final. Para ello, deberán conseguir vencer a una Bosnia-Herzergovina ya eliminada, que únicamente se juega el honor en la última jornada del grupo F, y esperar que Nigeria no gane a Argentina.

Para que la escuadra dirigida por Carlos Queiroz consigan completar la hazaña, deberá conseguir algo que se le lleva resistiendo durante todo el torneo: marcar gol. Los asiáticos están siendo uno de los equipos más sólidos en defensa, pero hacen aguas cada vez que tratan de perforar la portería contraria. Los elogios al dispositivo de contención de Irán han sido unánimes, pero en el escenario actual es imprescindible que, sin perder la seriedad atrás, muestre más en ataque. Ello le acarrea el peligro de que se produzcan huecos en esa organización defensiva y Bosnia, herida en su orgullo por su prematura eliminación, lo aproveche con los hombres de calidad de que dispone.

En los dos partidos iniciales Irán tuvo ocasiones como para haber anotado goles, pero no le acompañó el acierto, y es algo que, si quiere estar en octavos, no le puede volver a ocurrir. Así lo reflejó Queiroz, que dejará el cargo al concluir el Mundial: "El objetivo es que se mantenga la concentración y que los jugadores conviertan las ocasiones". Para ello, se antoja clave la actuación del atacante del Charlton inglés Reza Ghoochannejad y del jugador del Fulham Ashkan Dejagah, sin olvidar al eje del equipo, el que pone el equilibrio y la calidad, Javad Nekounam.

Pero a Irán le hace falta también que pierda Nigeria. Si los africanos arrancan un empate ante Argentina, ya clasificada, o vencen, no tendrá nada que hacer. La situación del grupo, por otro lado, puede derivar en un sorteo si Irán gana por un gol de diferencia y los nigerianos pierden por el mismo tanteo. Dicho sorteo se realizaría 90 minutos después de que ambos partidos finalicen.

Para Bosnia es el final de un sueño. Su primera clasificación para una fase final mundialista fue recibida con un tremendo júbilo y considerada como un gran éxito par un país que se independizó en 1992. Era un equipo con mimbres y posibilidades para hacer cosas bonitas en Brasil, pero las dos ajustadas derrotas contra Argentina (2-1) y Nigeria (1-0) le despertaron del sueño e incluso el técnico Safet Susic, quien ha pasado de ser considerado como un héroe en el país balcánico, a ser criticado por la prematura eliminación.

Susic ha tratado estos días de motivar a sus pupilos. "Nuestra obligación es salir con honor y dejar una buena impresión. Es una pena que esta generación se vaya tan pronto del Mundial, porque el equipo luchó y tuvo ocasiones", aseguró. El seleccionador bosnio podría dar minutos a los que no han jugado o han intervenido menos. Dzeko, delantero del Manchester City y principal estrella de la escuadra europea, tiene muchas papeletas para quedarse en el banquillo.