Publicado: 11.04.2015 18:43 |Actualizado: 12.04.2015 12:29

R. Madrid-Eibar: Isco apuntala un trámite

El Madrid cumplió los pronósticos y solventó con comodidad el partido ante el Eibar (3-0) en un trámite orquestado en la primera parte por Isco Alarcón, el hombre más inspirado del cuadro madridista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El defensa del Real Madrid Álvaro Arbeloa (primer término) con el balón ante la oposición del (c), durante el partido de la trigésima primera jornada de liga de Primera División disputado esta tarde en el estadio Santiago Bernabéu./EFE

El defensa del Real Madrid Álvaro Arbeloa (primer término) con el balón ante la oposición del (c), durante el partido de la trigésima primera jornada de liga de Primera División disputado esta tarde en el estadio Santiago Bernabéu./EFE

El Real Madrid cumplió los pronósticos y solventó con comodidad el partido ante el Eibar (3-0) en un trámite orquestado en la primera parte por Isco Alarcón, el hombre más inspirado del cuadro madridista en pleno debate sobre su presencia en el once titular tras el exitoso regreso de James Rodríguez.

Carlo Ancelotti no tuvo que estrujarse el cerebro para decidir entre uno u otro. En esta ocasión, la sanción por acumulación de tarjetas del centrocampista colombiano abrió las puertas a Isco, suplente en la anterior jornada frente al Rayo Vallecano.



James cuenta con el don de la verticalidad, muy bien visto en un equipo que necesita fluidez en la salida del balón para que Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale exploten sus cualidades. Ese es James, algo distinto a Isco, que retiene más la pelota y es el favorito del público. En el Bernabéu le quieren y los aficionados tienen sus razones.

 

Isco es magia, imaginación y diversión. Es el futbolista más diferente de todos los que tiene Ancelotti en su banquillo. Por eso, la situación será complicada para el técnico italiano, que tendrá que elegir de nuevo el martes antes del trascendental duelo del Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid en la Liga de Campeones.

El Eibar fue un equipo que sirvió a algunos jugadores madridistas para reivindicarse. No sólo Isco, que fue el mejor. También tuvo su oportunidad Javier "Chicharito" Hernández, titular por segunda vez en la Liga porque Ancelotti decidió sentar a Karim Benzema para darle descanso

Junto al mexicano, fueron novedades Asier Illarramendi, Álvaro Arbeloa, Keylor Navas y Jesé Rodríguez. También estaba el siempre hambriento Cristiano Ronaldo, a quien el Comité de Competición anuló la que habría sido su quinta amarilla en Vallecas.

Cada uno tuvo su historia dentro de un partido que el entrenador del Eibar, Gaizka Garitano, decidió afrontar de manera conservadora, dejando junto a los suplentes a su máximo goleador, Mikel Arruabarrena.

El primero en escribir su guión fue Cristiano. Tras veinte minutos iniciales de tanteo, el portugués abrió la lata con un gol de falta. Eso es noticia. Después de un año y casi un centenar de lanzamientos, por fin acertó para hacer su gol 38 en esta Liga y para abrir el camino hacia un juego más vistoso de los suyos.

Después de Cristiano, el testigo de las reivindicaciones lo recogió Chicharito. El mexicano, que reconoció haber llorado por su situación en el club y que casi hasta el pitido inicial aguantó rezando de rodillas en el centro del campo, marcó de cabeza el segundo tras una asistencia de Álvaro Arbeloa. El lateral ya suma cinco este año, para alegría de Carvajal, ambos "unidos" para defenderse ante la llegada de Danilo.

En cuarenta y cinco minutos dio tiempo a todo eso. Sólo Keylor, Jesé e Illarramendi se quedaron sin la gloria. El primero, no pudo parar nada; el segundo, aunque marcó al final, parece fuera de onda y necesitado de minutos para ser el mismo de antes de su lesión; y el tercero estuvo como casi siempre: cumplidor sin más.

Con todo el trabajo hecho en el acto inicial, el Real Madrid se tomó la segunda parte con tranquilidad. Echó el freno de mano y Ancelotti aprovechó para dar descanso a más jugadores. Pepe regresó tras su lesión y sustituyó a Sergio Ramos, y Nacho Fernández dio aire a Marcelo.

Con media hora por delante y con más caras nuevas, el conjunto blanco no consiguió volver a jugar bien. Fue paradójico. El sol que alumbró el Bernabéu en la primera parte y dio brillo a los madridistas, dio paso a un segundo periodo nublado, con algo de lluvia y con un fútbol más sombrío de los hombres de Ancelotti.

Ese fútbol más ramplón no dio pie a muchas más historias. Solo un cabezazo de Chicharito tras una falta que sacó Isco magistralmente y que estuvo a punto de acabar en gol, el tercero tanto obra de Jesé y una posible lesión de Pepe, alteraron al público del Bernabéu.

Al final, el Real Madrid volvió a enseñar dos caras, como en Vallecas. Una aceptable, con Isco al mando, y otra gris, llena de jugadores poco habituales. Dio gracias a que el Eibar no opuso resistencia en su primera visita al Bernabéu, que se saldó sin puntos para seguir mirando de reojo a los puestos de descenso.

Los blancos llevan tres victorias de tres posibles de las diez que anunció querer lograr para ganar la Liga. Aún tiene siete finales por delante y una octava extra a doble partido que iniciará el martes en el estadio Vicente Calderón. La afrontará con Isco o sin él. Esa es la gran incógnita que tendrá que resolver Ancelotti.