Público
Público

Israel rechaza haber matado al niño palestino símbolo de la intifada

El padre de Mohamed, que intentó protegerlo infructuosamente durante la revuelta que tuvo lugar en Gaza hace trece años, está dispuesto a exhumar el cadáver del menor si se lleva a cabo una investigación internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Yamal Al-Dura rechazó hoy las conclusiones de Israel sobre la muerte de su hijo, Mohamed, al comienzo de la Segunda Intifada y aseguró que está dispuesto a exhumar el cadáver del niño en el marco de una investigación internacional.

'¿Qué es lo que dice (el Gobierno israelí), que Mohamed está vivo?', se preguntó irónicamente el progenitor horas después de conocer que un informe oficial israelí ponía en tela de juicio si su hijo murió realmente aquel 30 de septiembre del año 2000.

En una entrevista con la edición digital del diario Yediot Aharonot, Al-Dura se pregunta si su hijo 'no fue alcanzado por balas', '¿quién entonces me disparó a mí y me hirió?'. Según unas imágenes difundidas por el canal 2 de la televisión francesa TF2 que dieron la vuelta al mundo hasta convertir este caso en uno de los símbolos de la Intifada de Al-Qasa, Mohamed Al-Dura, de 12 años, murió en un tiroteo entre soldados israelíes y milicianos palestinos en el cruce del entonces asentamiento de Netzarim, en Gaza, mientras estaba agazapado con su padre junto a un muro.

Tres días antes de que un tribunal francés se pronuncie sobre un caso de difamación que aborda este asunto, un comité gubernamental israelí concluyó que el niño no murió por fuego israelí y que el corresponsal de la TF2, Charles Enderlin, manipuló las imágenes. 'En contra de lo que alega el reportaje de que el niño fue asesinado, la investigación del comité sobre el material bruto muestra que en las escenas finales, que no fueron difundidas por France 2, el chico aparece con vida', asegura el informe del Ministerio israelí de Asuntos Internacionales y Estrategia.

Al ocurrir los hechos, Israel lamentó el fallecimiento del menor y asumió la responsabilidad de su muerte, aunque meses después se desdijo y sostuvo que sus soldados no tenían ángulo de tiro como para haberlo matado. Fue un extenso reportaje de la cadena de televisión RTL, años después, y un litigio judicial en Francia entre la TF2 y el ciudadano francés Philippe Karsenty, de origen judío, el que dio paso en 2012 a una nueva investigación.

En base a imágenes no difundidas, Israel concluye que no se puede saber si Al-Dura murió en el cruce pero tampoco descarta que muriera en otro lugar, y se queja de la falta de colaboración de Enderlin y de la cadena TF2. En un comunicado Enderlin aseguró hoy que los investigadores israelíes 'no contactaron con France 2', a pesar de haber expresado su disposición a colaborar con 'una investigación oficial e independiente de acuerdo a estándares internacionales'.

Una postura similar a la del padre del niño, que se mostró dispuesto a exhumar el cadáver si Israel acepta una pesquisa internacional. 'Primero que Israel acepte una investigación internacional, después podremos hablar de abrir la tumba', afirmó al poner en duda que el Gobierno israelí acepte esa condición porque 'tiene miedo a las consecuencias'. Enderlin afirmó en su nota que, de cumplirse ese requisito, TF2 ayudaría a Al-Dura en la exhumación del cadáver y a realizar pruebas de ADN.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo ayer que las acusaciones vertidas por el canal francés fueron 'manifestaciones de una campaña deshonesta para deslegitimar a Israel', mientras que el titular de Asuntos Internacionales y Estrategia, Yuval Steinitz, lo consideró un caso de 'libelo de sangre moderno contra el Estado de Israel'.