Público
Público

Jacobo, héroe por accidentes

El portero vallisoletano ha resuelto las bajas del Getafe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El virus FIFA ha golpeado con dureza la portería del Getafe. Primero fue Ustari, quien se lesionó de gravedad en los Juegos Olímpicos de Pekín, y luego cayó Abbondanzieri, también con la selección argentina, en la fase de clasificación del Mundial Suráfrica 2010. Ante la lesión de Ustari, el cuadro azulón ya recurrió a Jacobo Sanz (Valladolid, 1983), que llegó al Coliséum como un fichaje de emergencia y que se ha encontrado con la titularidad inesperadamente tras la baja del Pato.

“Si pensara que voy a estar en el banquillo todo el año no estaría aquí”, fueron sus primeras palabras tras su incorporación al Getafe. Aunque su frase de presentación ahora suene premonitoria, en realidad ni siquiera él esperaba jugar tan pronto. Jacobo disputó el pasado domingo ante el Betis su primer partido con el equipo madrileño y no sólo mantuvo su portería imbatida, sino que fue decisivo con varias paradas importantes. Además de su sólida actuación, también destacó por la seguridad y madurez con las cuales asumió su debut en la Liga BBVA.

“Estuve tranquilo y sólo me concentré en hacer lo que sé. En los días previos pensé que podía estar algo nervioso por ser mi primer partido, pero en el campo me sentí cómodo”, señala el guardameta que pertenece al Valladolid, club donde se formó en las categorías inferiores.

Su entrenador, Víctor Muñoz, no ha dudado en respaldar al jugador de 25 años que estará cedido en el Getafe por una temporada. “Es un portero que tiene ilusión, es joven, con muchas ganas y con cualidades, y por eso le hemos dado toda nuestra confianza”, señala el técnico aragonés, quien agrega que ante el Betis “estuvo muy serio y nos ayudó con tres paradas bastante buenas”.

Jacobo se dio a conocer durante la temporada anterior en el Numancia, con quien disputó 32 partidos y consiguió el ascenso a Primera División. Su entrenador en el cuadro rojillo durante el año pasado, Gonzalo Arconada, tampoco escatima elogios hacia él. “Es muy valiente, rápido y ágil. La temporada pasada acusó la falta de juego en los primeros partidos, pero con los partidos fue creciendo y terminó siendo muy importante en el ascenso”, indica el actual entrenador del Almería. Tras su buena actuación con el Numancia, el Valladolid hizo efectiva la opción de recompra. Sin embargo, la presencia de Asenjo y Villar en el cuadro pucelano para esta temporada permitieron su cesión al Getafe para que continúe su desarrollo.

Su estatura –1,93 metros– lo sitúan como uno de los porteros más altos de la Liga BBVA y, al tiempo, le añade a su currículo una característica muy valorada. “Por su envergadura destaca en el juego aéreo y, además, trabaja mucho todas las facetas del juego. Creo que sus compañeros en el Getafe no lo van a tener fácil para quitarle la titularidad”, añade Gonzalo Arconada.

Jacobo reconoce que nunca desearía la lesión de un compañero para sumar minutos de juego y se apresura en desear la recuperación de Ustari, quien se perderá toda la temporada por la rotura de ligamentos de la rodilla izquierda, y del Pato Abbondanzieri, que aún será baja para los dos próximos partidos por la herida sufrida en la rodilla derecha.

El portero vallisoletano, quien hoy ante el Espanyol jugará su segundo partido con el cuadro azulón, no se deja obnubilar por las loas recibidas. “El primer partido me ha dado confianza, pero ahora toca lo más importante que es mantenerse”, señala el guardameta pucelano.